«La felicidad no se fabrica en serie, es artesanal». - Louis Fortin

Las labores son actividades muy creativas. Según un estudio realizado por la Dirección General de Política de la Pequeña y Mediana Empresas, a través de la Fundación Española para la Innovación de la Artesanía, la artesanía dentro del mercado laboral ocupa una posición bastante pequeña, a pesar de que más del 45 % de los españoles afirme que le gustaría «trabajar en el sector artesanal si tuviera la oportunidad».

Estas cifras muestran claramente el entusiasmo de los españoles por las actividades manuales, aunque sea en su tiempo libre. ¿Pero has contemplado la opción de aprender a bordar?

Una vez que se hacen los patrones bordados, te explicamos en este artículo cómo puedes enmarcarlos para hacer una hermosa presentación. ¡Podrás regalarlo o colgarlo en casa!

¿Por qué enmarcar un bordado?

El bordado forma parte de las artes creativas que están ganando terreno en el corazón de los españoles. El bordado, un poco aislado, y considerado como una actividad de abuelas, permite relajarse y crear todo tipo de objetos personalizados. Desde un cojín hasta ropa, hacer un patrón bordado permite personalizar lo que desees e incluso preparar algún regalo para alguien muy cercano.

Cuadro para bordado.
El bastidor no es suficiente para enmarcar un bordado de manera definitiva.

Sin embargo, tras haber hecho un bordado, antes de regalarlo, lo más conveniente es enmarcarlo.

Enmarcar un cuadro permite mantener el bordado tensado y sujeto para presentarlo de la mejor manera posible. Enmarcarlo también permite presentar el trabajo de una manera más bonita.

Asimismo, al enmarcarlo, será mucho más fácil colgarlo.

Pero, ¿cuáles son las razones para enmarcarlo tú mismo?

Llevarlo a que nos lo enmarque un profesional suele ser bastante costoso. No solo tienes que pagar por el marco, sino también al profesional que lo hace. Pero no siempre queremos invertir tanto dinero en enmarcar un cuadro, ¿verdad? Sobre todo si estás empezando y el bordado no te ha quedado perfecto pero quieres guardarlo.

El placer de hacer las cosas uno mismo forma parte de la satisfacción de los bordadores. Por supuesto, debe seguir siendo un placer y no un incordio.

Enmarcar el bordado tú mismo puede llegar a ser una oportunidad para elegir tus propios materiales. Al igual que has elegido el lienzo (tela de lino, Aida, etc.) o incluso los hilos de bordado (hilos dmc, por ejemplo), también puedes elegir el material que más le pegue a tu creación.

¿Y por qué no aprovechar la oportunidad para darle un toque personal?

Enmarcar un bordado es una forma de personalizar el trabajo hasta el final añadiendo perlas, cintas, lentejuelas, fieltro, etc.

Los accesorios para enmarcar un bordado

En cuanto a la preparación de los accesorios para el bordado, también debes preparar el material necesario para enmarcarlo. Preparar la mesa de trabajo desde el principio nos evita tener que levantarnos en mitad de la confección a buscar parte del material (tijeras, cartón, agujas, etc.).

Para hacer un marco, obviamente es necesario comenzar por encontrar un marco. Al igual que con la pintura, el marco es lo que mantiene la obra; es lo que ves desde fura. Así que elige el marco prestando atención a tus gustos o a los de la persona a la que le vas a regalar el bordado enmarcado.

También cabe la posibilidad de personalizar el marco. Estos marcos neutros a menudo son menos costosos y luego se pueden decorar los bordes con pintura, collages, etc.

Ten cuidado de elegir un marco con las dimensiones exactas de tu patrón de bordado.

También puedes adquirir guata o cualquier otro material que permita hinchar ligeramente el bordado. Este material debe cortarse según las dimensiones del interior del marco. Puedes comprar planchas para cortarlas una vez en casa cuando tengas las dimensiones del marco.

Luego necesitarás un trozo de cartón del tamaño del interior del marco. Este cartón debe ser lo suficientemente grueso como para darle solidez al bordado, pero no debe ser demasiado grueso porque si no, no cerrará el marco. Puedes usar cualquier cartón que tengas por casa. No te vayas a arruinar por querer comprar un cartón de alta calidad.

Un pequeño consejo: los cartones de los calendarios son ideales para este tipo de trabajo.

Finalmente, deberás reunir todos los accesorios básicos de bricolaje como:

  • Tijera
  • Cutter
  • Pegamento
  • Regla
  • Alfileres
  • Cinta
Material para enmarcar bordados.
Reúne todo el material que necesitas para tu plan de trabajo.

Encontrarás todo este material en la mercería. Costura, ganchillo, patchwork, punto de cruz, bordado tradicional, bricolaje, cartón, kit de bordado, todo está a la venta en estas tiendas especializadas en pasatiempos creativos.

Técnica para enmarcar un bordado

Para enmarcar un bordado o un lienzo, debes comenzar colocando tu trabajo sobre un soporte bastante rígido (cartón), que deberás cortar previamente según las dimensiones del interior del marco.

Ten cuidado de que el tejido sobresalga ligeramente del cartón en cada borde (unos 5 cm) de tal forma que puedas cortar el lienzo con el tamaño correcto una vez que sepas el tamaño del marco.

Pon tu trabajo bordado en el cartón. Si quieres darle relieve a tu bordado, usa algodón entre el lienzo y el cartón.

Dale la vuelta a todo. Ahora, pega los bordes del lienzo doblándolos sobre el cartón.

¡Cuidado con las esquinas! Corta los ángulos para que el lienzo no se arrugue una vez que se enmarque el trabajo.

Para asegurarte de que el lienzo no se despega, puedes pegar tiras de papel sobre él. Nuevamente, asegúrate de que estas bandas no se superpongan en las esquinas.

¡Solo tienes que meter el bordado dentro del marco y listo!

Algunas personas quieren llegar hasta el final haciendo su propio marco. Para ello, necesitarás listones de madera rectangulares y una cola para madera. Corta los listones según las dimensiones que quieras (los bordes deben cortarse en diagonal). Pega los bordes con cola para madera y déjala secar durante aproximadamente cinco horas.

Enmarcar un bordado sin pegamento

Existe otra técnica para enmarcar un bordado, que nos permite prescindir del pegamento; no obstante, el trabajo es bastante más tedioso.

El papel del hilo de bordar.
Los hilos pueden reemplazar el pegamento a la hora de enmarcar nuestro diseño.

Comienza comprobando que los bordes del bordado son todos del mismo tamaño. El tamaño entre el bordado y el marco debe ser aproximadamente el mismo entre la derecha y la izquierda y la parte superior e inferior, así te asegurarás de que el bordado está bien centrado.

Para evitar arrugas, plancha el bordado.

Una vez planchado, colócalo sobre el cartón según las dimensiones del interior del marco. Si los bordes son iguales, será más fácil este paso de centrar el patrón de bordado en relación con los bordes del marco.

La técnica de enmarcado sin pegamento consiste en coser los bordes entre sí mediante un cordón.

Con hilo y una aguja, comienza a coser por uno de los dos lados más anchos del bordado. Pon un cordón entre los dos bordes opuestos y luego otro, entre los dos últimos bordes.

Así, obtendrás una especie de cuadrícula.

Procura utilizar un hilo grueso o doblarlo o triplicarlo si es necesario (como el hilo de bordar). Por supuesto, asegúrate de que sea un hilo que vaya a romperse.

Esta técnica no es fácil para principiantes. Sin embargo, los cordones, si se hacen bien, mantienen muy bien el bordado. Y no tendrás la preocupación de se pueda soltar tu bordado.

Si estás haciendo esta técnica por primera vez, elige un bordado pequeño. Cuanto más grande sea el lienzo bordado, más difícil será controlar el cordón mientras se mantiene el lienzo bien posicionado.

Una vez que se realiza el primer trabajo y se domina la técnica, ¡puedes pasarte a un lienzo más grande!

Enmarcar un bordado: ¿con o sin cristal?

La cuestión del cristal en el marco del bordado depende de cada uno. Hagas punto de cruz, bordado tradicional o lienzo, el cristal tiene sus ventajas e inconvenientes.

Cuadros para bordar.
El cristal puede aplastar el relieve de los bordados.

Algunos afirman que no ponen cristal en sus marcos por estos motivos:

  • La humedad del bordado: la humedad a veces puede quedarse entre el cristal y el bordado, arruinando el trabajo enmarcado. Tienes que desmontarlo todo para limpiar el interior y volver a montarlo.
  • La obra de arte se queda aplastada: de hecho, si desea darle relieve a tu patrón de punto de cruz, es mejor no usar cristal , ya que te arriesgas a que se quede todo aplastado.

Sin embargo, el cristal también ofrece algunas ventajas: protege del polvo u otro tipo de suciedad que podría afear el bordado.

Algunos también creen que el cristal aporta un aspecto más acabado al trabajo. Se trata más bien de una cuestión de gustos que de otra cosa.

¡Depende de ti decidir cuál será la representación final de tu trabajo!

¿Necesitás ayuda de un profe?

¿Te gustó este artículo?

0 votos
Loading...

Mariana

Millennial empedernida. Comer, viajar, amar.