«No se puede enseñar nada a un hombre, solo se le puede ayudar a descubrirse a sí mismo». - Galileo Galilei

Según su investigador académico, Alison, Alexander Fleming era un hombre muy descuidado. De hecho, según este académico, Fleming tenía previsto encontrar crecimientos de bacterias en sus placas de cultivo; crecimientos que ni siquiera había planeado, cultivado o utilizado en su investigación. Vamos, que Fleming no era un investigador demasiado ordenado.

No obstante, si no hubiera sido por este tipo de prácticas tan insalubres, casi negligentes, quizá no hubiera encontrado a su vuelta de las vacaciones un cultivo misterioso que había crecido en una de sus placas. De hecho, quizá podríamos estar tratando las infecciones de vejiga con pastillas de azufre.

Desde este punto de vista, podríamos decir que Alexander Fleming demostró la teoría de Einstein del desorden versus el vacío.

Quizá, Fleming simplemente tenía tantas cosas en la cabeza que no se molestaba por cosas triviales como mantener limpia su zona de trabajo. O tal vez, debido a que su investigación giraba en torno a la colonización y al crecimiento de bacterias, solo quería darle a su tema de estudio todo el espacio que necesitaba.

Para saber más al respecto, analicemos su vida y hallazgos.

Los mejores profesores de Química disponibles
Nohemi
4,9
4,9 (25 opiniones)
Nohemi
$750
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Reinier
5
5 (20 opiniones)
Reinier
$400
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Leonardo miguel
4,8
4,8 (22 opiniones)
Leonardo miguel
$800
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Silvina
4,8
4,8 (18 opiniones)
Silvina
$1000
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Paula
4,9
4,9 (19 opiniones)
Paula
$400
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
David
5
5 (24 opiniones)
David
$750
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Pablo
5
5 (11 opiniones)
Pablo
$600
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Mariel
4,8
4,8 (12 opiniones)
Mariel
$1400
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Nohemi
4,9
4,9 (25 opiniones)
Nohemi
$750
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Reinier
5
5 (20 opiniones)
Reinier
$400
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Leonardo miguel
4,8
4,8 (22 opiniones)
Leonardo miguel
$800
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Silvina
4,8
4,8 (18 opiniones)
Silvina
$1000
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Paula
4,9
4,9 (19 opiniones)
Paula
$400
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
David
5
5 (24 opiniones)
David
$750
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Pablo
5
5 (11 opiniones)
Pablo
$600
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Mariel
4,8
4,8 (12 opiniones)
Mariel
$1400
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Allá vamos

Algunos datos de Alexander Fleming

Alexander Fleming nació el 6 de agosto de 1881, en una granja en Ayrshire (Escocia). Su padre ya tenía una cierta edad cuando nació Alexander; de hecho, murió cuando tenía solo siete años.

En cierto sentido, esa pérdida dejó al joven Alexander sin rumbo.

Vida de Fleming
Alexander Fleming nació en Lochfield Farm cerca de Darvil. Créditos: Wikipedia.

Por aquel entonces, los padres solían aconsejar a los hijos que hicieran una carrera profesional adecuada para ellos. Sin embargo, como Alexander no tuvo ese timón, se mantuvo muy abierto ante las distintas posibilidades que tenía para su futuro porque no tenía una carrera específica en mente.

Además de la falta de dirección paterna, el dinero podría haber sido un problema que nubló sus perspectivas. Por suerte, consiguió una beca de dos años para la Academia Kilmarnock, cuyo riguroso material de curso preparó al joven Fleming para su educación en la Universidad de Westminster, autorizada como Real Institución Politécnica.

Cuando terminó sus estudios, empezó a trabajar en una oficina de envíos. Su suerte cambió cuando, tras la muerte de un tío, heredó una buena suma de dinero. Su hermano mayor, que desempeñó el papel de padre, le aconsejó que invirtiera en sí mismo y en su futuro estudiando medicina.

Con apenas 22 años de vida, cuatro de los cuales los pasó trabajando en el mundo del transporte, Alexander Fleming volvió a retomar el timón académico, esta vez en Saint Mary's en Paddington. Tres años de estudio después, consiguió una carrera universitaria en Medicina.

Eso podría haber sido todo en la historia del Fleming si no hubiera sido por su alistamiento en la Fuerza de Voluntarios del Regimiento Escocés de Londres.

Fleming fue un soldado raso de esta Fuerza durante su tiempo en Saint Mary's y miembro del club de rifles de la escuela. El capitán del club, reacio a perder a un miembro habilidoso del equipo, sugirió una forma de que Fleming se mantuviera activo en el campus.

Almroth Wright, un bacteriólogo titular allí, necesitaba un asistente. De este modo, Fleming acabó trabajando junto a ese pionero de la inmunología y la terapia con vacunas mientras se sacaba su carrera de ciencias.

Posteriormente, dio conferencias en Saint Mary's hasta 1914, cuando fue mandado a luchar en la Primera Guerra Mundial.

Al igual que Louis Pasteur, que fue pionero en la vacuna, Alexander Fleming no tenía una carrera profesional que seguir. Ambos hombres se adentraron en el mundo de la investigación y los descubrimientos por pura casualidad.

Los primeros descubrimientos de Fleming

Durante la guerra, Fleming y sus cohortes operaron en hospitales de campo de batalla en Francia. Se dio cuenta de que el tratamiento antiséptico estaba haciendo más mal que bien. De esta manera, concluyó que se producía una sepsis porque las bacterias que la causaban se habían comido una parte profunda de la carne de los pacientes como para que las soluciones tópicas le hicieran algo.

También señaló que las soluciones antisépticas mataban a las bacterias beneficiosas en la superficie de las heridas que quizá podrían haber ayudado a neutralizar los organismos tóxicos.

Fleming detalló sus experimentos y conclusiones en un artículo en el periódico The Lancet. Aunque encontró un fuerte apoyo en su mentor, Sir Wright, su tesis fue ignorada por la mayoría de los médicos de combate, que continuaron tratando las heridas de sus pacientes con antisépticos, aunque ello implicara un empeoramiento de las condiciones de sus pacientes.

Cuando terminó la guerra, regresó a Saint Mary, con la intención de centrarse en el crecimiento bacteriano y cómo frenarlo. En este caso, su desorden dio sus frutos.

¿Quieres tomar clases con un profesor de quimica? ¡Entra en Superprof!

Descubrimiento científico de Fleming
Fleming era conocido por su desorden en el laboratorio. Créditos: Wikipedia

Fleming solía encontrar sus placas de cultivo contaminadas con bacterias transportadas por el aire. Un día, se limpió la nariz y echó la mucosidad en una placa. De repente, apareció un «anillo asesino» alrededor del moco, lo que indicaba que las bacterias más cercanas al material de la muestra habían neutralizado el crecimiento bacteriano.

Repitió el experimento con bacterias suspendidas en una solución amarilla, con resultados casi instantáneos. Minutos después de agregar su mucosidad, la solución coloreada se volvió transparente, lo que demostraba nuevamente que el cuerpo humano producía agentes antibacterianos. Posteriormente, pasó a analizar varios fluidos corporales: sangre, lágrimas, pus biliar y semen; también probó la clara de huevo.

Una vez más, la comunidad médica mostró poco interés en su descubrimiento.

Marie Curie, la química que descubrió tanto el radio como el polonio también encontró algunos obstáculos en el camino con sus descubrimientos...

El descubrimiento de la penicilina

A pesar de la falta de interés en sus hallazgos (y el desorden de su laboratorio), se sabía que Fleming era un bacteriólogo brillante. Por lo tanto, nadie se inmutó cuando continuó la investigación de Joseph Warwick Bigger sobre el Staphylococcus aureus, la bacteria que causa las infecciones por estafilococos.

Su trabajo fue fundamental porque, como había descubierto Bigger, esta bacteria podía convertirse en varias cepas diferentes.

Antes de marcharse de vacaciones con su familia, Fleming dejó esta bacteria en varias placas de cultivo que dejó en su mesa. A su regreso, notó que una de esas placas había sido invadida por un hongo y, lo que era más importante, las bacterias cercanas a ese hongo estaban muertas.

Lo que resultaba más curioso aún era que las colonias de bacterias más alejadas del hongo continuaron prosperando.

Después de mostrarle esta extraña contaminación a un antiguo asistente, observó el paralelismo que había entre sus experimentos con mocos y cómo actuaba este nuevo hongo. En algunas investigaciones posteriores, pudo observar que el moho proviene del género Penicillium y actúa contra las bacterias que causan la neumonía, la difteria y la escarlatina, aunque no contra la fiebre tifoidea.

Químicos famosos
La penicilina ha sido la base de muchos medicamentos.

Por desgracia para él, este moho combatía las bacterias Gram-positivas; él estaba buscando uno que afectara a las bacterias Gram-negativas. Aún así, en 1929, presentó un artículo al respecto en el Medical Research Club. Sorprendentemente, su descubrimiento no tuvo ningún efecto en la comunidad médica.

Nadie le creyó tampoco cuando presentó sus hallazgos en 1936, y en un número del año 1941 del British Medical Journal se descartó que su descubrimiento fuera algo relevante.

¿Sabías que Fleming y Rosalind Franklin, la científica que descubrió el ADN, tienen algo en común? Ambos fueron rechazados por su trabajo.

Premios y reconocimientos

A diferencia de Joseph Priestley, el químico que descubrió el oxígeno y otros gases, que provocó ciertos disturbios y acabó huyendo de su país natal, el trabajo de Alexander Fleming fue bien recibido, aunque, al principio, nadie viera ninguna utilidad.

El doctor Fleming continuó perfeccionando los métodos de producción de penicilina. Tras la publicación de su artículo sobre la eficacia de la penicilina, el farmacólogo australiano Howard Florey y el bioquímico alemán Ernst Chain comenzaron su investigación sobre cómo producir en masa este antibiótico tan subestimado.

Reconocimiento de Fleming
Colección de reconocimientos y premios recibidos por Alexander Fleming, incluido el Premio Nobel. Todo se exhibe en el Museo de Escocia. Créditos: Wikipedia

Chain, Florey y Fleming compartieron el Premio Nobel de Medicina de 1945 por su trabajo.

Otros premios y reconocimientos otorgados a Fleming son:

  • Gran Cruz de la Legión de Honor concedida por el gobierno francés.
  • Gran Cruz de la orden del Fénix concedida por el gobierno griego.
  • Caballero de la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio concedida por el gobierno español.
  • Nombrado caballero por el rey Jorge VI.
  • Medalla al mérito de los Estados Unidos.
  • Premio Cameron de Terapéutica de la Universidad de Edimburgo (compartido con Florey).
  • Calles, estaciones de metro y plazas de todo el mundo que llevan su nombre.
  • Estatuas, sobre todo fuera de la plaza de toros de Madrid.

Quizás te estés planteando que cómo sucedió todo esto cuando los hallazgos de Fleming fueron tan ignorados.

Uno de los amigos de su hermano había contraído meningitis. Ninguno de los tratamientos estándar le proporcionó ningún alivio, por lo que Fleming le pidió a Florey que le enviara una muestra de penicilina purificada. En un giro dramático, el paciente se recuperó por completo en una semana. Como era habitual, Fleming publicó el evento en The Lancet.

Todo esto ocurrió en 1943. La Segunda Guerra Mundial estaba en pleno apogeo y había una necesidad desesperada de nuevos medicamentos para combatir las infecciones de las heridas de los soldados.

Se formó un comité de penicilina; formado por fabricantes comerciales y aliados de guerra de Gran Bretaña. Pusieron en funcionamiento la máquina de producción estadounidense y, pronto, se produjo un suministro sustancial; suficiente para tratar a todos los soldados aliados.

Sin el conocimiento o consentimiento de Fleming, los productores estadounidenses patentaron la producción de penicilina. «¡Encontré penicilina y se la di al mundo por el bien del hombre! ¿Por qué un país extranjero debería ganar dinero con ella?» se preguntaba...

A pesar de que otros se beneficiaron de su trabajo, el descubrimiento de Fleming salvó innumerables vidas y revolucionó la medicina moderna. Es su nombre el que se conoce en todo el mundo, no los que construyeron sus fortunas con su arduo trabajo.

¿Quieres saber más sobre otros químicos famosos y sus descubrimientos?

>

La plataforma que conecta profes particulares y alumnos

1era clase gratis

¿Te gustó este artículo? ¡Puntualo!

5,00 (1 nota(s))
Loading...

Mariana

Millennial empedernida. Comer, viajar, amar.