En Japón, hay varios elementos culturales que nos recuerdan fácilmente a la cultura japonesa, como los samuráis, las geishas, ​​el manga o el sushi, pero no son los únicos porque la topografía japonesa también forma parte de la cultura de la Tierra del Sol Naciente.

Así, el Monte Fuji, un volcán sagrado de Japón, se ha convertido en un símbolo de la cultura japonesa y es una de las montañas más famosas del mundo. Cerca de Tokio, la capital de Japón, es accesible para excursionistas y turistas de todos los rincones del mundo y hoy en día está catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Superprof te invita a descubrir no solo la historia de esta montaña divina volviendo a los orígenes de la geología japonesa, sino también de su cultura, para que comprendas el lugar tan importante que tiene el Monte Fuji en la mente y el patrimonio japonés ¡y para que te den ganas de ir a verlo durante tu viaje a Japón!

Descubre con Superprof la guía completa para visitar el Monte Fuji.

El Monte Fuji: una montaña sagrada

Descripción del monte Fuji
¡El simbolismo religioso y la topografía del Monte Fuji hacen de esta montaña uno de los principales elementos del sintoísmo en Japón!

El Monte Fuji es, sin duda, uno de los símbolos más importantes de Japón. Se encuentra en todas partes, desde en el arte hasta en las postales que representan la alta montaña que forma parte del patrimonio cultural japonés. Su omnipresencia en la cultura japonesa no se debe al azar, ya que su alcance religioso es muy importante.

La montaña se encuentra a 100 km al suroeste de Tokio, en la isla de Honshu, y es el punto más alto de Japón con 3776 metros de altitud. Además, el Monte Fuji es un volcán aún activo, ya que la cima de la montaña es un cráter que ya ha entrado en erupción varias veces en el pasado.

El Monte Fuji ocupa un lugar considerable en la religión ancestral y las creencias japonesas. A menudo se le llama Fujiyama y Fuji-San (el señor Fuji) porque es venerado como un dios de Japón, un «kami», una deidad popular de la religión sintoísta. De hecho, debido a sus actividades volcánicas, simboliza tanto la tierra y el cielo como el fuego.

Por lo tanto, son muchas las personas que van allí para hacer una peregrinación subiendo a la cima del Monte Fuji ya sea caminando o tomando el teleférico. Desde el pie de la montaña hasta su cumbre, no es difícil encontrar santuarios durante la excursión, así como aguas termales directamente alimentadas por la actividad volcánica del Monte Fuji.

Debido a su importancia cultural y su gran altitud, fue inscrita en el Patrimonio Cultural de la UNESCO bajo el nombre de «Fujisan, lugar sagrado y fuente de inspiración artística». Esta es su descripción en el sitio web de la UNESCO:

«Mundialmente conocido por el nombre de Monte Fuji, este estratovolcán de gran belleza con su cima cubierta de nieve se yergue solitario dominando aldeas, lagos rodeados de árboles y las orillas del mar y ha sido lugar de peregrinación y fuente de inspiración de artistas y poetas. El sitio inscrito comprende 25 elementos que son un exponente del carácter sagrado del monte y su paisaje circundante. En el siglo XII, el Fujisan llegó a ser un núcleo central de las actividades de iniciación al budismo ascético, que comprende elementos sintoístas. El sitio comprende los caminos de peregrinación y los santuarios de los cráteres situados en los últimos 1500 metros de esta cumbre de 3776 metros de altura. También forman parte de él diversos componentes culturales como los santuarios sengen-jinja y las posadas tradicionales oshi, y toda una serie de elementos naturales como formaciones volcánicas, árboles moldeados en la lava, fuentes y cascadas, que se consideran sagrados. El Monte Fuji ha sido representado en el arte japonés desde el siglo XI, pero fue sobre todo a partir del XIX cuando las estampas xilográficas hicieron de él un símbolo internacional del Japón con una profunda influencia en el arte occidental de esa época».

Si viajas a Japón, definitivamente deberías ir a verlo. ¡Sobre todo porque tiene una rica historia que te contamos a continuación!

¿Te interesa saber también cuál es el presupuesto necesario para visitar el monte Fuji?

Historia antigua del monte Fuji

Formación del Monte Fuji
La simetría del monte Fuji fue forjada por las muchas erupciones que ha experimentado. ¡Y ahora parece un abanico boca abajo!

Se dice que el Monte Fuji apareció hace 600 000 años y ha sido durante mucho tiempo un volcán activo (aunque todavía se considera activo, no ha tenido ninguna erupción desde 1707). En el período Jōmon, es decir, durante la prehistoria, el Monte Fuji habría conocido cuatro erupciones volcánicas:

  • Sengoku
  • Osawa
  • Omuro
  • Sunazawa

Hace 2300 años, la ladera oriental del monte Fuji se derrumbó y esto creó el cráter Hoei-Zan en la ladera sureste del volcán. En esta ocasión, los deslizamientos de tierra llegaron hasta la región de Gotenba, por lo que a este acontecimiento se le llama corriente de lava de Gotenba.

El monte Fuji ha sido considerado una montaña sagrada desde el siglo VII. En las creencias sintoístas, se dice que un emperador dio la orden de destruir en su cumbre un elixir de inmortalidad que poseía. Así, el humo que a veces se escapa del cráter se debe a este elixir que se consume.

También se dice que el Monte Fuji es el hogar de tres kami: Fuji-hime, Sakuya-hime y Kono-banasakuya-hime. Por eso, se han construido muchos santuarios en las laderas de la montaña y podemos encontrar algunos torii cerca de la cima del volcán.

Lee también nuestro artículo sobre las mejores actividades del Monte Fuji.

Las erupciones del monte Fuji a lo largo de los siglos

Erupciones del monte Fuji
El Monte Fuji ha experimentado muchas erupciones en la historia, pero, aunque se considera activo, ¡no ha entrado en erupción desde 1707!

El Monte Fuji ha experimentado varias erupciones importantes a lo largo del tiempo. Una de las primeras fue la del 864 llamada Jogan debido a la era japonesa que lleva el mismo nombre. Esta erupción tuvo lugar en la ladera noreste del volcán y las gigantescas corrientes de lava habrían separado el lago Senoumi en dos, creando los actuales lagos Sai y Shoji.

Se han registrado dieciséis erupciones desde la primera, de las cuales 12 tuvieron lugar entre el 800 y el 1083, durante el período Heian. Los períodos de inactividad del Monte Fuji fueron aleatorios, pero podían durar muchos siglos, como entre 1083 y 1511.

La última erupción registrada data de 1707 durante el período Hoei. Es conocida como la gran erupción de Hoei y ocurrió 49 días después del gran terremoto de Hoei, uno de los más intensos de Japón. Esta erupción formó tres nuevas chimeneas volcánicas.

Esta erupción no causó corrientes de lava, pero propagó muchas cenizas volcánicas y residuos hasta la región de Edo (actual Tokio) que se encuentra a cien kilómetros del volcán. Por lo tanto, fue una erupción explosiva con un índice estimado en 4.

Desde esta última erupción, ha habido sobre todo terremotos, en particular el terremoto de 2011 de 6,4 en la escala de Richter que tuvo lugar en la ladera sur del Monte Fuji. Pero estos desastres naturales no han impedido que los japoneses rindan culto al Monte Fuji y lo escalen regularmente desde entonces.

Descubre también cómo organizar una visita al Monte Fuji.

Representaciones del Monte Fuji
¡El monte Fuji ha sido representado muchas veces en grabados japoneses por numerosos artistas!

El Monte Fuji está abierto al público solo dos meses al año, julio y agosto, lo cual atrae a muchos turistas, pero también a personas que viven en Japón y desean subir la montaña por sus caminos o escalar la montaña para alcanzar la cima de este volcán activo catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Muchas personas escalan la montaña por la noche para poder ver el amanecer desde uno de los picos más famosos del mundo. Sin embargo, los escaladores deben tomar precauciones para alcanzar la cima al escalar el Monte Fuji, porque como dice el proverbio:

«El sabio sube al monte Fuji una vez en la vida; solo el necio lo sube dos veces».

El Monte Fuji también es un lugar tristemente conocido por el bosque de Aokigahara, también llamado «el bosque de los suicidios» debido a la cantidad de japoneses que van allí a suicidarse. Hoy en día, hay muchos guardias forestales repartidos por el lugar para evitar este problema.

Esta montaña sagrada japonesa está muy presente en la cultura popular. Estos son algunos ejemplos de su presencia en obras antiguas y contemporáneas:

  • Treinta y seis vistas del Monte Fujipor Hokusai.
  • Las cincuenta y tres estaciones de Tōkaidōpor Hiroshige.
  • Fuji (C), cortometraje de 1974.
  • Ki no umi, película de 2004.
  • La novela Ni de Eva ni de Adánde Amélie Nothomb.
  • Los videojuegos Okami, Pokémon e Inazuma Eleven.

Por lo tanto, el Monte Fuji sigue inspirando a los artistas tal como ha inspirado las creencias durante todos estos siglos. Subir a la cima de este santuario natural japonés es una de las actividades emblemáticas que hacer en Japón durante sus meses de apertura, ¡así que tenlo en cuenta si viajas durante ese período!

Ahora ya sabes todo lo que hay que saber sobre el Monte Fuji y su historia volcánica, así como su lugar en la cultura japonesa. Para obtener más información sobre la tierra del Sol Naciente y sus ciudades, puedes consultar nuestros otros artículos. ¡También puedes tomar clases particulares de japonés con un profesor en nuestra plataforma!

¿Necesitás ayuda de un profe?

¿Te gustó este artículo?

0,00/5, 0 votes
Loading...

Mariana

Millennial empedernida. Comer, viajar, amar.