Pensar y reflexionar acerca de renunciar al puesto de funcionario de Educación Nacional es una cosa. Tomar la decisión de hacerlo es otra bien distinta, ya que supone dejar un trabajo de la función pública y, por tanto, del Estado, con todas las seguridades que ello implica. Entonces, ¿cómo hay que proceder para renunciar? Y, sobre todo, una vez que se ha solicitado la renuncia, ¿cuáles son las consecuencias para el que renuncia desde el punto de vista profesional? ¿Qué hacer luego de renunciar? ¿Cuán convenientes son las clases particulares para continuar en ejercicio y obtener ingresos extra? Si te sentís identificado con alguna de estas preguntas, te recomendamos que continúes leyendo este artículo de Superprof. En esta ocasión, te contaremos todo acerca de ello, con la finalidad de facilitar tu proceso de decisión y que estés informado sobre los efectos asociados.

Renuncia a la Educación Nacional: informate sobre las razones para tomar la decisión

¿Cómo renunciar de la Educación Nacional? Una pregunta que quizás tengas en mente como docente en este momento. Después de unos años (algunos meses, quizás) enseñando en una escuela de primaria o secundaria, ya tengas la decisión tomada. Habrás notado que ya no es como antes, que has perdido tal vez la pasión por tu trabajo, simplemente estás cansado de realizar tu actividad docente. Quizás, otra razón sea que el docente quiere dedicar la totalidad de su tiempo enseñando de forma particular a aquellos alumnos que acudan de forma directa a él. Como verás, las causas son múltiples. Por eso, antes de centrarnos en lo que respecta al procedimiento de la renuncia, junto con las consecuencias asociadas a ella, debemos hablar de los motivos por los que hacen renunciar a la función pública.

¿Creés que te has confundido de profesión?

Cuando empezamos nuestros estudios de formación académica, con el fin de convertirnos en profesores, vemos la profesión como una verdadera vocación; una pasión trascendental, algo necesario para consagrar toda una vida a trasmitir conocimientos a los jóvenes. Esa es nuestra motivación central, entre tantas otras que pueden existir.

A veces, la duda sobre la profesión genera la necesidad de renunciar.

Sí, pero tras varios años trabajando, tras numerosas decepciones, después de ver que no recibís el reconocimiento que te merecés, que sentís que has caído en la rutina y/o que tu salario está estancado, puede ser que hayas comenzado a sentir que la pasión ha desaparecido.

"No es inusual, en un sistema educativo que no logra adaptarse a los cambios socioculturales ni satisfacer las demandas de una sociedad tan crítica con la tarea docente, que los educadores sientan su vocación flaquear", dice la docente Jorgelina Lastiri bajo una entrevista realizada por el diario CLARÍN

Para los que ya hayan decidido renunciar, les decimos que quizás se hayan confundido de profesión y que no es nunca demasiado tarde para cambiarla y buscar un contrato indefinido en algún otro lugar. Después de todo, no están atados de pies y manos a la Educación Nacional. Siempre se puede volver a empezar un nuevo camino profesional, si existen metas claras y perserverancia para alcanzarlas.

A veces, sucede que la elección profesional se realiza en la adolescencia, momento en el que no tenemos bien en claro cuáles son nuestros verdaderos intereses o nos gustan varias carreras al mismo tiempo, por ejemplo. También, puede ocurrir que elegimos una determinada carrera por mandato familiar.

Por eso, en el caso de que realmente consideres que hayas fallado en tu elección profesional, te recomendamos que realices un test vocacional. Usualmente, los realizan psicólogos y/o psicopedagogos especializados en ello. Algunas personas adultas consideran que el tiempo ha pasado y que ya es demasiado tarde para emprender un nuevo camino formativo, pero ¡no te desanimes! Nunca es tarde, siempre que haya convicción para hacerlo.

"La elección, como siempre, consta de dos elementos que en ocasiones confluyen, pero mayormente no: gustos personales vs. salida laboral", se puede leer en INFOBAE.

Sentís que hay pocas perspectivas de evolución

El objetivo de una carrera profesional (especialmente, para los que tienen un contrato laboral como titulares) es evolucionar: aumentar las competencias, las responsabilidades y el salario, para poder tener así una mejor calidad de vida y un mejor futuro.

Es importante sentirte a gusto en el sitio en el que trabajás para poder estar motivado y alcanzar los logros profesionales. Y una forma de estarlo (aunque no la única) es el salario. Aquellos que sean profesores funcionarios, deben saber ya que el sueldo docente apenas cambia en la Educación Nacional y que generalmente, no se adecua a las necesidades económicas de las familias argentinas.

Teniendo en cuenta los factores anteriormente presentados, es común que estés desanimado y que consideres en renunciar a tu puesto docente por estas causas. Si es así, te aconsejamos que lo evalúes con tiempo y que no tomes decisiones apresuradas. Tratá te analizar tus emociones, para orientar tu voluntad hacia la mejor decisión dentro de un lapso temporal prudente.

El desplazamiento a tu lugar de trabajo es una complicación

A la hora de solicitar horas cátedra y/o cargos dentro del sistema nacional argentino de educación, se debe participar de Concursos Docentes. En este tipo de procedimientos, se tiene en cuenta el puntaje del docente, el que está determinado por su experiencia, su formación académica y la antigüedad.

No tener el suficiente tiempo ni dinero para trasladarse al sitio de trabajo puede ocasionar renuncias docentes.

Un docente con mayor puntaje tendrá más posibilidades de acceder al cargo docente que más se adapte a sus necesidades y deseos. Por el contrario, son los docentes con menor experiencia los que se ven en desventajas al tener menor puntaje para concursar. Como consecuencia de ello, es posible que se vean mayormente afectados por la movilidad requerida para el cargo. Los docentes que ganen el concurso podrán elegir las instituciones educativas de la jurisdicción educativa para dar clases que se adapten más a sus preferencias de desplazamiento.

Entonces, a veces, los profesores del Estado deben desplazarse de un lado a otro, a instituciones muy lejanas entre sí. Esto ocasiona superposición de horarios, inversión en dinero de viáticos, nafta (en el caso de que se tenga la "suerte" de poder contar con una movilidad propia), etc. Entonces, ante este contexto, el funcionario público decide abandonar su profesión por no poder contar con ayuda del propio sistema educativo.

Por otra parte, debe agregarse que son los docentes de las escuelas rurales son los más afectados. Ante las problemáticas de traslado hacia centros de enseñanza de educación rural, el secretario de Gestión Territorial y Educativa de Santa Fe afirmó al diario rosarino LA CAPITAL que las docentes deberán movilizarse "(...) con sus propios medios hasta juntarse entre varias para pagar la nafta y trasladarse en un mismo vehículo"

Como resultado de lo explicitado anteriormente, muchos son los profesores que deciden renunciar a su cargo y/o horas cátedra asignadas por razones de movilidad.

¿Te sentís agobiado emocionalmente o padecés el Síndrome Burnout?

Hoy en día, es común tener el Síndrome Burnout y más aún dentro del ámbito docente. Esta complicación de salud se caracteriza por desinterés por la actividad laboral, agotamiento físico, mental y emocional. Entre sus consecuencias, se debe mencionar una baja considerable en la autoestima. Generalmente, el paciente que lo padece se encuentra en un constante estado de nerviosismo, tiene dificultad para concentrarse, fuertes dolores de cabeza, insomnio, bajo rendimiento, irritabilidad, impaciencia, problemas en la comunicación, etc. En este caso, desde Superprof, te aconsejamos que te pongas en contacto con un profesional de la salud (psicólogo) para que puedas resolver esta cuestión, recibiendo el tratamiento adecuado.

Entonces, debido a los problemas que se han comentado con anterioridad, los docentes se encuentran expuestos a un alto nivel de estrés. El sistema educativo, la mala paga, la obligación de trasladarse a sitios de trabajo alejados entre sí, la insatisfacción personal y profesional: todos estos son factores que incitan a los profesionales educativos del Estado a repensar su rol, a tomar una licencia o a directamente a renunciar.

Fernando
Fernando
Profesor de Iniciación musical
$450/h
¡1a clase gratis!
Yamila
Yamila
Profesor de Arquitectura
5.00 5.00 (2) $400/h
¡1a clase gratis!
Mara
Mara
Profesor de Marketing
4.83 4.83 (5) $750/h
¡1a clase gratis!
Néstor
Néstor
Profesor de Artes plásticas
5.00 5.00 (15) $200/h
¡1a clase gratis!
Rodrigo
Rodrigo
Profesor de Batería
5.00 5.00 (5) $700/h
¡1a clase gratis!
Lucia
Lucia
Profesor de Inglés
4.83 4.83 (6) $250/h
¡1a clase gratis!
Lisa
Lisa
Profesor de Portugués brasilero
5.00 5.00 (5) $600/h
¡1a clase gratis!
Jorge
Jorge
Profesor de Fotografía digital
5.00 5.00 (1) $280/h
¡1a clase gratis!
Alejandra
Alejandra
Profesor de Yoga
5.00 5.00 (7) $850/h
¡1a clase gratis!
Inés
Inés
Profesor de Canto
5.00 5.00 (4) $800/h
¡1a clase gratis!
Lucía
Lucía
Profesor de Canto
5.00 5.00 (4) $400/h
¡1a clase gratis!
Franco
Franco
Profesor de Inglés
5.00 5.00 (48) $1200/h
¡1a clase gratis!
Ana evelyn
Ana evelyn
Profesor de Lengua Castellana y Literatura
4.80 4.80 (2) $500/h
¡1a clase gratis!
Richard
Richard
Profesor de Inglés
5.00 5.00 (5) $349/h
¡1a clase gratis!
Ana
Ana
Profesor de Artes plásticas
$200/h
¡1a clase gratis!
Enzo
Enzo
Profesor de Historia
4.60 4.60 (18) $700/h
¡1a clase gratis!
Nohemi
Nohemi
Profesor de Ayuda con los deberes
4.88 4.88 (6) $350/h
¡1a clase gratis!

El principio de la renuncia: ¿cuáles son sus implicancias?

Quizás, tus ganas de renunciar al puesto de trabajo en la Educación Nacional provengan de alguno de los motivos citados previamente. Sea como sea, una vez que hayas tomado esa decisión, las dudas que te surjan estarán relacionadas con los siguientes interrogantes: "¿Qué supone exactamente una renuncia?", "¿Qué tengo que hacer para renunciar?".

En efecto, el procedimiento de la renuncia supone:

  • La ruptura de un vínculo de trabajo con el Estado. 
  • El carácter unilateral de la ruptura del contrato de trabajo por iniciativa exclusiva del docente.
  • La voluntad inequívoca de romper el nexo laboral.
  • La voluntad de romper el contrato de trabajo por motivos personales del funcionario.

Entonces, ¿cómo se puede realizar en el marco de la función pública? A esta pregunta, responderemos en el apartado siguiente.

El procedimiento: una aproximación conceptual

Existen distintos tipos de renuncias. A continuación, te explicitamos la información para que puedas alcanzar un mayor nivel de comprensión al respecto. De todos modos, no dudes en consultar con las autoridades competentes de tu jurisdicción educativa y/o con docentes que hayan transitado por este proceso. Ellos sabrán asesorarte en mayor profundidad.

Tipos de renuncia

Existen distintas clases de renuncia dentro del sistema educativo nacional. A saber:

  • Renuncia por causas particulares

Este tipo de renuncia es exclusiva para los docentes que ocupen cargos de carácter titular o que tengan a cargo horas cátedra titulares.

  • Renuncia a módulos/horas cátedra provisionales o suplentes

Esta clase de renuncia está dirigida para docentes que se encuentran cubriendo suplencias de horas cátedra y/o cargos docentes específicos.

¿Cómo se solicita la renuncia?

En primer lugar, debés presentar el fomulario específico a la autoridad competente que se encargue de este tipo de trámites en la jurisdicción educativa en la que trabajes. En el caso de la provincia de Buenos Aires, es la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, en la Subsecretaría de Educación.

¿Qué efectos concretos tiene la renuncia como funcionario del Estado argentino?

Ahora que ya sabés que deseás renunciar y sabés cómo hacerlo, ha llegado el momento de pensar qué supone esa renuncia.

Una vez que la autoridad competente haya aceptado la renuncia y que esta, por tanto, se haga efectiva, el solicitante dejará de ser considerado un funcionario público del cargo que ejerce y/o de las horas cátedra que haya tenido asignadas antes de la realización de la renuncia.

Las especificaciones de cada procedimiento de renuncia dependen de la jurisdicción educativa en particular.

Sin embargo, la renuncia no impide que en el futuro, puedas volver a ejercer un cargo público o tomar horas cátedra.

Como se cita en el artículo 98 del Estatuto Docente de la provincia de Buenos Aires: "El docente tendrá derecho a solicitar su reincorporación en el cargo u horas-cátedra en los que revistaba como titular, siempre que existan vacantes y reúna los (...) requisitos". 

Al renunciar como profesor del Estado, ¿qué ocurrirá con la jubilación?

Una salida precipitada de la Educación Nacional también influye sobre su jubilación… Para ello, tené en cuenta los años que necesitarás de aportes junto con tu edad para cada caso de jubilación en particular (ordinaria, automática o por edad avanzada). Es otro de los grandes factores a evaluar a la hora de tomar la decisión de renunciar a tu puesto o a tus horas cátedra asignadas.

Tomar un año de licencia para reflexionar: ¿es una buena idea?

Antes de presentar tu renuncia, puede ser bueno reflexionar, ya que una vez que renuncies, ya no habrá vuelta atrás y tendrás que empezar desde el principio, si te das cuenta de que ha sido un error. Por este motivo, es esencial que tomes un tiempo prudencial para reflexionar acerca de las ventajas y desventajas de desvincularte del Estado como docente. En ocasiones, los profesores, antes de renunciar, se toman un tiempo de licencia para meditar la decisión.

Pero  ¿en qué consisten las licencias del funcionariado público? En efecto, la educación nacional ofrece a todos los profesores titulares que gocen de 1 año de licencia sin percepción de haberes. Se puede extender por 1 año más por única vez. A la vez, deberá contar con 1 año de prestación de servicios en el cargo.

Según el artículo 114 del Estatuto Docente de la provincia de Buenos Aires, los funcionarios de carrera tienen derecho a obtener una licencia; es decir, un periodo de tiempo por el cual se interrumpe un trabajo para el Estado. De todos modos, te recomendamos que analices tu caso en concreto, en función de la jurisdicción educativa en la que te encuentres.

No obstante, un año de licencia no es un motivo para no hacer nada. Un profesor en situación de licencia dejará de prestar sus servicios y, en consecuencia, perderá el derecho a que ese tiempo se compute y acumule en términos de antigüedad o derechos en el régimen de la Seguridad Social.

Durante un periodo de al menos 1 año (el que puede extenderse a 1 año más), el trabajador puede tener reservado su cargo. Sin embargo, si se reincorpora pasado este tiempo, puede ser que ese cargo u horas cátedra ya no sigan vigentes.

Probablemente, de todos los tipos que hay, la que te interese, si querés tomarte un descanso, sea la licencia por asuntos particulares. 

"Los docentes triplican en cantidad de licencias a otras áreas del Estado. Un análisis del organismo indica que Educación tiene el 22,43 %, seguido por Salud con un 10,82 y el resto de las áreas, 6,94", puede leerse en el diario EL ESQUIÚ de la provincia de Catamarca.

La duración de esta excedencia varía en función de su motivo y de una serie de requerimientos asociados. Algunos se toman un año de licencia por permisos por nacimiento de un hijo, para la creación de una empresa o para una reorientación profesional, ¿por qué no vas a reflexionar sobre tu futuro?

En resumen, un año de licencia es una buena solución para dejar por un tiempo la educación pública sin perder tu puesto, algo tan difícil de conseguir en un Concurso Docente. Es un tiempo que puedes emplear para decidir si realmente querés renunciar o no, pero también y, sobre todo, para probar otras cosas. Asimismo, no está de más realizar una consulta con algún profesional psicológico, con la finalidad de que pueda orientarte en tu proceso y en tu decisión final.

Sea cual sea lo que decidas, si renunciar o no, ahora tenés las riendas de tu vida y sos vos el que elegís qué dirección tomar.

Dictar clases particulares: una excelente alternativa ante la renuncia como docente público

Si ya has decidido renunciar a tu puesto docente en el Estado o tomarte un tiempo de licencia para meditar la decisión con la responsabilidad y el compromiso que merece, Superprof te da la información que necesitás para llevar a cabo la renuncia. Efectuar la solicitud de renuncia voluntaria de la función pública, a veces, puede ser una situación compleja. Ante ello, una excelente alternativa consiste en dictar clases particulares. Así, podrás seguir en actividad y generando dinero hasta saber exactamente qué harás en un futuro.

La enseñanza particular es una buena opción tras renunciar a tu puesto como docente del Estado.

¿Clases particulares presenciales y/o en línea?

Podrás dar clases en tu domicilio y/o del alumno o enseñar medianteplataformas para dar clases online. Hoy en día, el desarrollo de las nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC), especialmente, Internet, han generado un cambio de paradigma en múltiples áreas inherentes al ser humano. Y la educación no es la excepción. Por eso, las clases particulares presenciales conviven y se complementan con aquellas que se imparten a través de una webcam.

Si deseás enseñar por medio de clases en línea, solamente requerirás de una buena conexión a Internet y de un dispositivo digital que se encuentre en condiciones. Muchos alumnos deciden tomar este tipo de clases porque pueden pautar con el docente los horarios específicos, recibir el material vía Web y disfrutar del manejo de la tecnología mientras se aprende. Para el docente, esta modalidad representa no invertir en viáticos y enseñar desde la comodidad de su hogar.

En relación con la enseñanza presencial, esta puede impartirse en el domicilio del alumno. Podrás administrar tus tiempos con flexibilidad horaria y ofrecer clases personalizadas, teniendo en cuenta las particularidades y objetivos educativos de tu alumno. Este servicio educativo suele ser un poco más caro que el que se imparte online, ya que el docente debe invertir en viáticos y en material de estudio. 

¿Cómo funciona la plataforma de Superprof?

En conclusión, ¿cómo dictar clases particulares? Es sencillo. A través de la plataforma digital de Superprof. Lo único que tenés que hacer es ingresar en la página web y crearte un perfil profesional como docente. Así, podrás ponerte en contacto con alumnos de todo el país que estén necesitando recibir clases particulares. Cuando lo hagas, tené en cuenta los siguientes elementos:

  • Zona geográfica en la que darás tus clases.
  • Precio por el servicio educativo.
  • Formación académica y experiencia como docente.
  • Si brindarás o no clases iniciales de prueba.
  • Modalidad de enseñanza (presencial o en línea), etc. 

Para que tanto vos, así como tu estudiante, puedan analizar la posibilidad de trabajar juntos, es esencial el primer encuentro educativo. Por eso, es recomendable brindar una clase inicial de prueba gratuita. Allí, podrán conversar, pautar los objetivos y establecer un posible trabajo en conjunto. Es central que en el vínculo educativo se genere a través de un feedback comunicacional constante. Ello, fomentando la confianza, pero sin perder de vista la claridad de la relación docente-alumno. 

Además, tené en cuenta que a medida que vayas tomando alumnos, estos podrán dejarte comentarios de cómo ha sido su experiencia en tus clases. Es importante que trabajes con compromiso, seriedad y respeto para que tu perfil profesional de Superprof posea comentarios positivos y que atraigan a nuevos estudiantes.

Entonces... ¿qué estás esperando? ¡Ingresá ya mismo en el sitio online de Superprof y comenzá a dar clases particulares manejando tus propios horarios!

¿Necesitás un profesor de ?

¿Te gustó este artículo?

2,00/5, 1 votes
Cargando…

Juliana

Juliana Fantino es Digital Publisher. Copywriter web. Correctora ortotipográfica y de estilo. Apasionada del sincretismo entre las Letras y las nuevas tecnologías.