Existen varias causas que pueden llevar a un docente público a perder su condición de funcionario: la jubilación del docente, la sanción disciplinaria, la inhabilitación de carácter firme para el desempeño de un cargo público o, por supuesto, la renuncia voluntaria a su puesto. Quizás, esta última te llame un poco más la atención.

Porque ¿qué razones pueden llevar a un profesor a renunciar a su cargo como funcionario público? ¿El bajo salario? ¿Incide el poco reconocimiento social que tiene, en ocasiones, el rol docente en Argentina? ¿Cuánta influencia tienen las complicaciones estructurales del sistema educativo argentino? ¿El padecimiento por parte de los profesores del Estado de alteraciones de salud por culpa del estrés son un motivo de renuncia? Por otra parte, ¿qué papel ocupan los problemas que a veces tienen los docentes para trasladarse de escuelas sumamente distantes una de otra? Y ¿qué tiene que hacer el profesor para que esa renuncia se haga efectiva? ¿Cuánto tiempo se tarda en renunciar? ¿Hay algún modelo de solicitud de renuncia? ¿Pueden ser las clases particulares un sustento laboral tras renunciar al puesto estatal de funcionario público? En este artículo de Superprof, nos encargaremos de contarte todo al respecto de este tema. Así, tendrás más información a la hora de tomar una decisión laboral de tanta trascendencia como el hecho de renunciar. 

Los motivos que pueden llevar a un profesor a renunciar a su cargo público: ¿cuáles son?

Por desgracia, esa pasión por la enseñanza que te anima a levantarte cada mañana con una sonrisa de oreja a oreja puede desvanecerse por completo de una forma extremadamente rápida. ¿Por qué razones? Pueden ser varias. En esta sección de nuestro artículo, te las contaremos en detalle. De esta manera, podrás evaluar si te sentís identificado con alguna de estas causas y luego, tomar una decisión concreta.

Los salarios docentes son bajos

Ya es conocida la problemática con la que tienen que lidiar los docentes argentinos cada año: los sueldos docentes no alcanzan. Incluso, no llegan a cubrir los gastos propios de la canasta básica alimentaria. Por este motivo, muchas veces los docentes que brindan sus servicios educativos en el Estado buscan complementar sus ingresos dando clases particulares. Es que a pesar de los aumentos que se realizan año a año, estos no coinciden con la realidad económica de los profesores del Estado.

Muchos docentes del Estado renuncian por culpa de los malos salarios.

"En los primeros seis meses de 2018, el salario real de los docentes bonaerenses cayó algo más de 2 %", se puede leer a través del informe efectuado por el sitio CHEQUEADO.COM.

Además, otro elemento  a destacar es que los sueldos de docentes públicos se diferencian notablemente de los salarios del sector privado en general y  apenas cambian a lo largo del paso del tiempo y de la situación socioeconómica del país. Por estas cuestiones, es muy común que los docentes decidan renunciar a sus cargos y trabajar en el sector privado o directamente dedicarse a otra profesión.

Poco reconocimiento por parte de la sociedad argentina

Si bien es cierto que esta cuestión ha ido evolucionando positivamente a lo largo del tiempo y los docentes son cada vez más reconocidos, un amplio sector de la población todavía no reconoce la labor que realizar los profesores del Estado en todo el país. El reconocimiento social se obtiene por medio de un sueldo digno, pero también por un trato adecuado por parte de alumnos y docentes. Y en los tiempos actuales que se viven, es muy común oír diariamente los maltratos (psicológicos y hasta físicos de distinto nivel de gravedad) que los docentes reciben en las aulas. Esta es otra causa por la cual los funcionarios docentes deciden renunciar a sus puestos.

Falencias de infraestructura del sistema educativo argentino

A su vez, los medios y el material del que disponen los docentes del Estado suele ser bastante escasos  y limitados. Incluso, muchas veces, faltan los manuales de estudio o el soporte en papel necesario para la realización de circulares o boletines. En ocasiones, son los mismos docentes los que deciden emplear soportes informales para comunicar a los padres las calificaciones y el desempeño escolar de los alumnos, a través de precarias fotocopias o tiritas de papel. Así lo establece un informe realizado por el diario LA NACIÓN.

Pero no solamente existen problemas relacionados con los soportes de estudio, sino que también hay dificultades edilicias. Es decir, escuelas que no están en condiciones de recibir a los alumnos y que hasta incluso ponen en riesgo su integridad física. A la vez, las bajas y altas temperaturas no son posibles de neutralizar por no estar en funcionamiento los equipos de climatización de ambientes. Además, algunos cursos están superpoblados y el docente no puede neutralizar las necesidades de tantos estudiantes al mismo tiempo.

Toda esta situación genera graves problemas de salud física y emocional en el equipo docente, como se verá en el subapartado siguiente. 

Problemas de salud de los profesores estatales

Sus condiciones de trabajo pueden llevarlos a sentir un auténtico agotamiento emocional. Por ello, un gran porcentaje de docentes opina que el nivel de estrés es mucho más elevado en su profesión que en otras. Si bien es cierto que existen muchas profesiones en las que los trabajadores viven altos disgustos emocionales (y más aún con el contexto social que se vive hoy en día), el sector docente es uno de los que más padece de complicaciones de salud por su contexto laboral. 

A la hora de renunciar como docente del Estado, influye el estrés laboral.

"Poco a poco se va tejiendo una madeja de tensiones y exigencias que sumen al docente en estrés y así entran las enfermedades más primitivas. (...) les bajan las defensas y están agotados", dice la psicóloga laboral Deolidia Martínez bajo una entrevista realizada por PÁGINA 12.

Así, no es de extrañar que muchos experimenten problemas de salud psicofísicos y decidan solicitar un período de licencia por enfermedad o presentar su solicitud de renuncia al Estado. Entre las complicaciones, las hay de distinta naturaleza. Pero una de las más comunes es el Síndrome Burnout, que no solamente padecen los trabajadores de la enseñanza pública, pero que es muy común en dicha población. Esta alteración es conocida también como el "síndrome del quemado o fundido", haciendo alusión al padecimiento psíquico, mental, emocional y físico que se produce por cuestiones laborales. En efecto, estos pacientes sufren la siguiente sintomatología: altos niveles de agotamiento, cansancio extremo, falta de concentración, irritabilidad, bajo rendimiento, disminución en su autoestima, autoexigencia, aislamiento, insomnio, etc. 

Es sumamente importante que ante un cuadro de estas características, se realice inmediatamente una consulta con un profesional psicológico, con la finalidad de que pueda dar su diagnóstico y establecer un posible tratamiento. A la vez, si estás pasando por esta situación, sería muy positivo que consultaras con un médico clínico, quien te hará exámenes pertinentes para corroborar tu estado de salud físico general. Por otra parte, practicar yoga y/o alguna actividad deportiva al aire libre puede ayudarte a disminuir el estrés y sentirte más a gusto con tu cuerpo y mente. Otra opción es realizar alguna actividad artística o aprender un idioma. Es decir, llevar a cabo alguna actividad por fuera de la rutina, que te ayude a sobrellevar el estrés que estás experimentando.

Complicaciones en el traslado entre instituciones de enseñanza asignadas

Otra de las razones por las cuales un profesor del Estado decide renunciar su puesto es el desplazamiento. Es que no podemos olvidar lo complicado que resulta conseguir que los destinen a una buena institución, que se adapte a sus necesidades y deseos. El sistema de movilidad está sustentado en un sistema de puntos a tenerse en cuenta en cada uno de los Concursos Docentes, para la toma de vacantes disponibles. Como consecuencia de ello, muchos profesores comienzan su carrera docente en centros complicados o alejados de su lugar de residencia y deben hacer lo posible por conseguir más y más puntos para que los destinen a otros institutos o colegios.

En efecto, a veces, sucede que a lo largo de una misma jornada laboral, un docente debe trasladarse a sitios geográficos sumamente distantes unos de otros. La hazaña es imposible de realizar en transporte público. Ello, al menos sin invertir mucho tiempo, dinero y salud mental. Por su parte, los docentes que tienen un vehículo propio para trabajar pueden realizar estos desplazamientos, pero en ocasiones, los gastos en nafta y peajes exceden demasiado su presupuesto. Como resultado, los docentes pueden renunciar por este motivo agotador.

A la vez, se debe tener en cuenta que la laboral docente no comienza y termina exclusivamente en las aulas. En la mayoría de los casos, los profesores invierten muchísimo tiempo en la planificación de sus programas educativos, en pautar ejercicios, evaluaciones, y por supuesto, en corregir. De esta manera, al multiplicarse el tiempo de traslados, se reduce el tiempo de descanso y el estrés se incrementa notablemente. 

Fernando
Fernando
Profesor de Iniciación musical
$450/h
¡1a clase gratis!
Yamila
Yamila
Profesor de Arquitectura
5.00 5.00 (2) $400/h
¡1a clase gratis!
Mara
Mara
Profesor de Marketing
4.83 4.83 (5) $750/h
¡1a clase gratis!
Néstor
Néstor
Profesor de Artes plásticas
5.00 5.00 (15) $200/h
¡1a clase gratis!
Rodrigo
Rodrigo
Profesor de Batería
5.00 5.00 (5) $700/h
¡1a clase gratis!
Lucia
Lucia
Profesor de Inglés
4.83 4.83 (6) $250/h
¡1a clase gratis!
Lisa
Lisa
Profesor de Portugués brasilero
5.00 5.00 (5) $600/h
¡1a clase gratis!
Jorge
Jorge
Profesor de Fotografía digital
5.00 5.00 (1) $280/h
¡1a clase gratis!
Alejandra
Alejandra
Profesor de Yoga
5.00 5.00 (7) $850/h
¡1a clase gratis!
Inés
Inés
Profesor de Canto
5.00 5.00 (4) $800/h
¡1a clase gratis!
Lucía
Lucía
Profesor de Canto
5.00 5.00 (4) $400/h
¡1a clase gratis!
Franco
Franco
Profesor de Inglés
5.00 5.00 (48) $1200/h
¡1a clase gratis!
Ana evelyn
Ana evelyn
Profesor de Lengua Castellana y Literatura
4.80 4.80 (2) $500/h
¡1a clase gratis!
Richard
Richard
Profesor de Inglés
5.00 5.00 (5) $349/h
¡1a clase gratis!
Ana
Ana
Profesor de Artes plásticas
$200/h
¡1a clase gratis!
Enzo
Enzo
Profesor de Historia
4.60 4.60 (18) $700/h
¡1a clase gratis!
Nohemi
Nohemi
Profesor de Ayuda con los deberes
4.88 4.88 (6) $350/h
¡1a clase gratis!

Renunciar a la docencia pública: ¿qué se debe hacer?

Ya está decidido: querés renunciar. Ha llegado el momento de hacerte las siguientes preguntas: "¿Qué tengo que hacer para renunciar a mi puesto?" y "¿Qué procedimiento debo seguir para finalizar mi contrato y dar un giro a mi carrera profesional?".

En primer lugar, hay que investigar un poco el principio de la "renuncia voluntaria". Es decir, ¿qué supone renunciar de manera voluntaria a un puesto de funcionario del Estado? Para decirlo en palabras sencillas, este implica que cese la relación laboral con la Administración Pública.

El procedimiento para renunciar como profesor del Estado depende de cada jurisdicción educativa.

En efecto, el procedimiento vigente exige al interesado la presentación de una solicitud de renuncia, dirigida a la autoridad competente de la jurisdicción educativa en la que el profesor ofrezca sus servicios. Esto significa que no es lo mismo ser docente público en la provincia de Buenos Aires que en Río Negro. Más allá de las similitudes en los procesos de renuncia correspondiente, es esencial que analices tu caso en particular, en función del sitio en el que trabajes. Por eso, consultá con las autoridades competentes y además, con compañeros docentes que hayan pasado por la misma situación que vos. Nadie mejor que ellos para acompañarte y asesorarte con precisión.

Es fundamental que tengas en cuenta que esta renuncia solo es efectiva a partir del momento en el que el solicitante recibe un correo postal de aceptación de la renuncia (en algunos casos) o que el estado del trámite se encuentra finalizado y resuelto. Esto último puede constatarse de manera presencial y, también, de manera online, dependiendo de la jurisdicción.

Acceso de nuevo al cuerpo de profesorado: ¿es posible tras renunciar?

Esta respuesta, también depende de cada jurisdicción educativa en particular. Para ejemplificar, de acuerdo a lo establecido en el artículo 98 del "Estatuto Docente" de la provincia de Buenos Aires, todo profesor funcionario puede solicitar su reincorporación a las horas cátedra o al cargo asignado, siempre que existan vacantes y que el profesor cumpla una serie de requisitos particulares.

Es decir, imaginate que presentás tu carta de renuncia, la autoridad estatal acepta tu renuncia y abandonás tu puesto. Pero años más tarde, te das cuenta de que te encantaría recuperar ese empleo. ¡No es imposible! El Estatuto Docente lo contempla. Revisá con atención la información específica que establece el estatuto de tu jurisdicción.  

No obstante, para no llegar a esta situación de arrepentimiento y tener que invertir tiempo y esfuerzo en volver atrás en relación con tu decisión de renuncia laboral, te recomendamos que te tomes el tiempo que necesites para evaluar una decisión de tanta trascendencia. Incluso, algunos docentes del Estado, antes de optar por renunciar definitivamente, solicitan una licencia por motivos particulares. Así, pueden analizar adecuadamente las posibilidades y las correspondientes consecuencias de la renuncia. Durante el lapso temporal de la licencia, realizan otras actividades laborales y de ocio, para pensar racionalmente la situación y posteriormente, decidirse.

Procedimiento de renuncia de un profesor del Estado argentino: algunas particularidades

Como se ha dicho, puede ser que no sean muy numerosos los docentes que deciden renunciar a su cargo público, pero sí se dan algunos casos en nuestro país. Así que no pensés que sos el único que se plantean renunciar y que incluso decide hacerlo oficial y presentar su carta de renuncia. Si bien la situación socioeconómica es compleja, muchos docentes deciden desistir de su relación laboral con el Estado por alguno de los motivos anteriormente descriptos. Es que si está dentro de las posibilidades del colaborador docente, nunca es tarde para replantearse la vocación y la profesión elegida para ir en búsqueda de nuevos desafíos.

"¿Y qué debo tener en cuenta a la hora de presentar mi renuncia como funcionario del Estado?", "¿A quién va dirigida?" y "¿En dónde la debo presentar?": estas son algunas de las preguntas más usuales de docentes del Estado que se encuentran dubitativos en relación con su puesto profesional. Pues bien, Superprof te ofrece toda la información que necesitás para saber cómo presentar tu pedido de renuncia.

En primer lugar, tené en cuenta que esta solicitud de renuncia debe estar dirigida directamente a la Administración Pública de cada jurisdicción educativa, ya que, como decíamos antes, esta es quien tiene que declarar si la acepta o no. Cada formato de formulario de renuncia varía en cada jurisdicción. Pedí la que corresponda en la tuya. No está de más ingresar en la página web y efectuar una consulta online. Sin embargo, es importante acercarse y asesorarse de manera personal.

Desde Superprof, queremos dejar bien en claro la importancia de meditar bien la decisión. Por eso, además de la licencia sin goce de sueldo de la que hemos hablado anteriormente, existe otra posibilidad: convertirte en docente particular hasta que tomes una decisión definitiva. De este modo, podés seguir transmitiendo tus conocimientos a alumnos en general, dando clases particulares de manera autónoma.

Decidite por las clases particulares de Superprof

Si estás pensando en renunciar o tomarte una licencia para pensar con claridad cuál es la mejor decisión para tu futuro profesional, una excelente alternativa es convertirte en profesor particular. Pero ¿cómo hacerlo? Es simple: por medio de la plataforma digital de Superprof.

Dictar clases particulares es una buena opción al renunciar a tu puesto como docente estatal.

¿En qué consiste la página web de Superprof?

Es un espacio online en el que docentes que dictan clases de diversas disciplinas pueden ponerse en contacto con alumnos de todo el país. En efecto, el nexo educativo puede generarse de manera presencial en el domicilio del alumno y/o a través de la webcam.

En efecto, si te gustaría trabajar desde tu casa, podés dar clases online. Una de las ventajas de estas clases es que no tendrás que trasladarte al domicilio del alumno. Lo único que necesitás es una buena conexión a Internet y un dispositivo digital que se encuentre en condiciones óptimas. Además, no gastarás en viáticos, así como tampoco en material de estudio, ya que suele enviarse a través de la Web. Por estas razones, las clases en línea, por lo general, son más económicas que las presenciales.

Si por el contrario te interesa más impartir clases presenciales domiciliarias, podrás vivir una experiencia de enseñanza personalizada, en donde se tendrán en cuenta las metas específicas de cada uno de tus alumnos. Si bien tendrás que invertir en traslados al sitio en el que se localice el estudiante y en material de estudio, se suelen incluir los valores en los costos de las clases. Y además, la satisfacción de tener contacto directo con el alumno es, para mucho, un factor a considerar.

Utilidad de las clases particulares antes de que decidas renunciar a tu puesto como docente estatal

Durante el tiempo en el que estés inactivo como docente del Estado, es importante que realices actividades que te mantengan en movimiento. Y una de ellas es fundamentalmente, la tarea laboral. Seguir ejerciendo en forma particular te permitirá darte cuenta si lo que te incomoda realmente es el sistema educativo argentino o el hecho de enseñar.

Es cierto que hay docentes que ya no se encuentran motivados a la hora de enseñar y que por eso, ya no desean trabajar más como profesores públicos. Pero tal vez no sea este tu caso. Por eso, te aconsejamos que continúes enseñando por medio de las clases particulares y puedas descubrir si la pasión por la docencia se ha extinguido o no (ya sea parcial o totalmente). 

Descubrí los últimos consejos asociados con la enseñanza particular

Superprof se basa en un sistema de recomendaciones realizadas por los alumnos que han tomado clases con algún docente. Al ingresar en la página web, notarás que existen perfiles docentes que tienen comentarios hechos por estudiantes. Es importante que estos sean positivos y que reflejen la responsabilidad con la que has realizado tu trabajo. ¿Por qué motivo? Pues porque es uno de los elementos centrales que visualizan los usuarios, en búsqueda de referencias profesionales que les brinden seguridad. Tus posibilidades de tomar una mayor cantidad de alumnos se incrementarán, si tenés una imagen positiva en Superprof. 

Por otro lado, es importante que el primer encuentro con el alumno sea gratuito. Es una manera de conocerse sin presiones, evaluar la metodología de trabajo y constatar si será posible o no el trabajo en equipo. En esta primera clase, se conversará sobre las metas educativas, las motivaciones personales y cuáles son los intereses en aprender determinada disciplina. 

Entonces, cuando ingreses en la plataforma para crear tu perfil profesional, te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes elementos:

  • Zona geográfica en la que darás tus clases.
  • Precio por el servicio educativo.
  • Formación académica y experiencia como docente.
  • Si brindarás o no clases iniciales de prueba.
  • Modalidad de enseñanza (presencial o en línea), etc. 

Como verás, los elementos a tener en cuenta son variados, pero siempre que trabajes con seriedad y profesionalismo, todo saldrá bien.

En resumen... ¿qué estás esperando? ¡Ingresá ya mismo en el sitio web de Superprof y ponete en contacto con los alumnos que estás necesitando para comenzar a trabajar de docente particular!

¿Necesitás un profesor de ?

¿Te gustó este artículo?

0,00/5, 0 votes
Cargando…

Juliana

Juliana Fantino es Digital Publisher. Copywriter web. Correctora ortotipográfica y de estilo. Apasionada del sincretismo entre las Letras y las nuevas tecnologías.