Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Renunciar a un puesto de funcionario: información para los interesados

Publicado por Juliana, el 30/10/2018 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > Información fundamental para aquellos que quieran renunciar a su puesto de docente estatal

Existen varias causas que pueden llevar a un docente público a perder su condición de funcionario: la jubilación del funcionario, la sanción disciplinaria, la inhabilitación de carácter firme para el desempeño de un cargo público o, por supuesto, la renuncia voluntaria a su puesto.

Quizás esta última te llame un poco más la atención. Porque ¿qué razones pueden llevar a un profesor a renunciar a su cargo como funcionario público? Y ¿qué tiene que hacer para que esa renuncia se haga efectiva? ¿Cuánto tiempo se tarda en renunciar? ¿Hay algún modelo de solicitud de renuncia? En este artículo, Superprof se encargará de contarte todo al respecto de este tema.

Los motivos que pueden llevar a un profesor a renunciar a su cargo público

Por desgracia, esa pasión por la enseñanza que te anima a levantarte cada mañana con una sonrisa de oreja a oreja puede desvanecerse por completo de una forma extremadamente rápida. ¿Por qué razones? Pueden ser varias.

¿Por qué no hablamos de la precariedad contra la que luchan y a la que se enfrentan diariamente tantos y tantos profesores? Sus salarios no alcanzan, en muchos de los casos, los costos de la canasta básica argentina.

«En los primeros seis meses de 2018, el salario real de los docentes bonaerenses cayó algo más de 2 %», se puede leer a través del informe efectuado por el sitio Chequeado.com.

Además, se diferencian notablemente de los salarios del sector privado en general y  apenas cambian a lo largo del paso del tiempo y de la situación socioeconómica del país.

Si los docentes estatales tienen agotamiento emocional, es más probable que renuncien a sus puestos de trabajo. El padecimiento de agotamiento emocional por parte de los profesores del Estado puede ocasionar la renuncia a sus puestos de trabajo.

Los profesores también se quejan del poco reconocimiento que reciben por parte de la sociedad en general, pero sobre todo de alumnos y de sus padres.

A su vez, los medios y el material del que disponen suele ser bastante escaso  y limitado. Incluso, muchas veces, faltan los manuales de estudio o el soporte en papel necesario para la realización de circulares o boletines. En ocasiones, son los mismos docentes los que deciden emplear soportes informales para comunicar a los padres las calificaciones y el desempeño escolar de los alumnos, a través de precarias fotocopias o tiritas de papel. Así lo establece un informe realizado por el diario LA NACIÓN.

Sus condiciones de trabajo pueden llevarlos a sentir un auténtico agotamiento emocional. Por ello, un gran porcentaje de docentes opina que el nivel de estrés es mucho más elevado en su profesión que en otras.

«Poco a poco se va tejiendo una madeja de tensiones y exigencias que sumen al docente en estrés y así entran las enfermedades más primitivas. (…) les bajan las defensas y están agotados», dice la psicóloga laboral Deolidia Martínez bajo una entrevista realizada por Página 12.

Así, no es de extrañar que muchos experimenten problemas de salud psicofísicos y decidan presentar su solicitud de renuncia al Estado.

El desplazamiento del funcionario es una problemática que incide en las renuncias docentes. El desplazamiento docente constituye otro de los factores por los cuales los profesores funcionarios suelen renunciar a sus puestos.

Por otro lado, no podemos olvidar lo complicado que resulta conseguir que los destinen a una buena institución, que se adapte a sus necesidades y deseos. El sistema de movilidad está sustentado en un sistema de puntos a tenerse en cuenta en cada uno de los Concursos Docentes, para la toma de vacantes disponibles. Como consecuencia de ello, muchos profesores comienzan su carrera docente en centros complicados o alejados de su lugar de residencia y deben hacer lo posible por conseguir más y más puntos para que los destinen a otros institutos o colegios.

Si querés saber más sobre las causas que tienen los docentes para renunciar a su puesto docente, podés hacer clic aquí. 

Renunciar a la docencia pública: ¿qué debo hacer?

Ya está decidido: querés renunciar. Ha llegado el momento de hacerte la siguiente pregunta: ¿qué tengo que hacer para renunciar a mi puesto? ¿Qué procedimiento debo seguir para finalizar mi contrato y dar un giro a mi carrera profesional?

En primer lugar, hay que investigar un poco el principio de la «renuncia voluntaria». ¿Qué supone renunciar de manera voluntaria a un puesto de funcionario del Estado?

El procedimiento de renuncia a tu puesto de profesor funcionario dependerá de la jurisdicción en la que trabajes. Cada una de las jurisdicciones educativas tiene su propio procedimiento de renuncia al cargo de funcionario público.

El procedimiento vigente exige al interesado la presentación de una solicitud de renuncia dirigida a la autoridad competente de la jurisdicción educativa en la que el profesor ofrezca sus servicios.

Esta renuncia solo es efectiva a partir del momento en el que el solicitante recibe un correo postal de aceptación de la renuncia (en algunos casos) o que el estado del trámite se encuentra finalizado y resuelto. Esto último puede constatarse de manera presencial y, también, de manera online, dependiendo de la jurisdicción.

Acceso de nuevo al cuerpo de profesorado

De acuerdo a lo establecido en el artículo 98 del «Estatuto Docente» de la provincia de Buenos Aires, todo profesor funcionario puede solicitar su reincorporación a las horas cátedra o al cargo asignado, siempre que existan vacantes y que el profesor cumpla una serie de requisitos particulares.

La reincorporación tras la renuncia docente es posible. A pesar de haber renunciado a tu puesto de funcionario, un docente puede reincorporarse a sus funciones siempre y cuando esté disponible la vacante y cumpla con una serie de requerimientos.

Es decir, imaginate que presentás tu carta de renuncia, la autoridad estatal acepta tu renuncia y abandonás tu puesto. Pero años más tarde, te das cuenta de que te encantaría recuperar ese empleo. ¡No es imposible! El Estatuto Docente lo contempla. 

Modelo de solicitud de renuncia

Puede ser que no sean muy numerosos los docentes que deciden renunciar a su cargo público, pero sí se dan algunos casos. Así que no pensés que sos el único que se plantean renunciar y que incluso decide hacerlo oficial y presentar su carta de renuncia.

¿Y qué debo tener en cuenta a la hora de presentar mi renuncia como funcionario del Estado? ¿A quién va dirigida? ¿En dónde la debo presentar? Pues bien, Superprof te ofrece toda la información que necesitás para saber cómo presentar tu pedido de renuncia.

Esta solicitud debe ir dirigida a la Administración Pública de cada jurisdicción educativa, ya que, como decíamos antes, esta es quien tiene que declarar si la acepta o no.

Si te interesa reflexionar acerca de la posibilidad de renunciar, podés pedir una licencia por motivos particulares. Al mismo tiempo, podés seguir transmitiendo tus conocimientos a alumnos en general, dando clases particulares de manera autónoma. ¡Hacete un perfil en Superprof y comenzá ya!

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo tiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz