Enseñar matemáticas a los niños es un desafío, para los maestros y también para los padres que deben acompañan y colaborar en el aprendizaje de sus hijos. Si bien los profesionales en psicología explican que existe una propensión biológica en los chicos que favorece la adquisición de habilidades aritméticas básicas de forma "intuitiva", en muchos casos tienen dificultades para comprender los contenidos que aprenden en la escuela.

En esos casos, es normal que los papás se sientan frustrados o piensen que no tienen las habilidades necesarias para ayudar a sus hijos a superar los obstáculos que las matemáticas les imponen. Si este es tu caso ¡no desesperes! Afortunadamente existe una amplia variedad de técnicas, materiales y herramientas para enseñar matemáticas a los niños.

En este artículo de Superprof te contamos las mejores ayudas didácticas para sumergir a los más pequeños en el mundo de los números e interesarlos por los cálculos y la geometría de forma divertida y lúdica.

Los cubos multicolores son muy útiles para enseñar a razonar a los niños.
Los cubos multicolores son muy usados para enseñar a razonar a los más pequeños.

¿Por qué es importante saber matemáticas?

Esta pregunta es una de las más repetidas entre los estudiantes que no se cuentan entre los "fans" de esta ciencia dura. En la realidad, las matemáticas son mucho más que un contenido incluido en los programas educativos de la escuela primario y secundaria, sino que trasciende el aprendizaje en la escuela para convertirse en un conocimiento esencial para la vida adulta.

Gracias a los conocimientos matemáticos podemos, por ejemplo, calcular una oferta cuando vamos al super a comprar, medir los ingredientes de una receta de cocina y saber distinguir la distancia entre casa y la oficina, entre muchas otras actividades rutinarias. También, hay estudios que demuestran que las matemáticas colaboran en potenciar la capacidad de razonamiento de las personas, ayudan a agilizar la mente y agilizan el pensamiento analítico.

Entonces, aprender esta materia nos prepara para aprender a buscar soluciones coherentes a problemas cotidianos, nos enseña a investigar y nos potencia la capacidad de adquisición de otras disciplinas. De ahí la importancia de acompañar el trayecto de los niños en la escuela, con pedagogía e interacción.

¿Tenés dudas para elegir las mejores calculadoras portátiles? ¿No sabés si es mejor una calculadora con energía a pilas, solar, con o sin accesorios? Te puede interesar este artículo para elegir los materiales adecuados.

Métodos para introducir a los chicos en el mundo de las funciones y las calculadoras

Tanto su a tu hijo -o alumno- no le gusta el mundo de las cuentas o tiene dificultades para entender las operaciones científicas sencillas, hay varias técnicas y materiales que te pueden ayudar:

Recursos didácticos online

En Internet es posible encontrar ¡de todo! Y entre todo el universo de instrumentos que alberga hay innumerables sitios online que dan a padres y maestros recursos didácticos diseñados especialmente para que los más pequeños practiquen frente a la pantalla de la compu las sumas, restas, divisiones y multiplicaciones más simples; antes de encararse en el futuro a resolver ecuaciones, funciones y modelos matemáticos más complejas de la mano de una calculadora científica.

Entre ellas, la web valpat.com se destaca especialmente. Este sitio online y canal de Youtube está pensado para inspirar a niñas y niños para que conozca en el mundo de la tecnología y la robótica y se apasionen por él. Contiene ejercicios de cálculo, programación, lógica y resolución de problemas, para que los niños aprendan desde su casa, a través de fichas didácticas de temas como:

  • Fracciones equivalentes
  • Máximo común divisor
  • Números decimales y primos
  • Ángulos
  • y muchos más...

Actividades lúdicas

Convertir las explicaciones más difíciles en juegos divertidos es una forma muy para enseñar, que graba de manera gráfica los conceptos. Combinando actividades lúdicas de cálculo y construcción despierta la imaginación de los más pequeños, mucho antes del momento en que tengan que aprender a usar su Casio u otra calculadora científica preferida.

Un juego que los padres pueden probar con sus pequeños es el de la cadena de cálculo. ¿Cómo se juega? El objetivo es enseñar a sumar y restar y se trata de insertar en una cuerda cuentas de colores, de acuerdo al número o resultado que hay que conseguir. La cuerda enseña a los pequeños a contar hasta 100. Para eso, hay que asignar un color diferente de cuenta a cada decena y así practicar las operaciones de cálculo.

Otro elemento muy utilizado para la enseñanza de los más jóvenes es el ábaco, el instrumento de cálculo más antiguo de la humanidad. Hoy, esta herramienta compuesta por un conjunto de bolas de colores variados colocadas en barras paralelas, es aprovechado por los maestros en las clases y padres en las casas. Y también por los chicos de forma autónoma.

Cada barra del ábaco se compone de diez bolas de colores, que permiten a los niños aprender a contar, sumar, restar y realizar otras operaciones sencillas, para adentrarse en el mundo de los números de una forma global. Con el ábaco, los más pequeños pueden ayudarse de las bolas para realizar los cálculos y descubrir cómo formar cifras de dos o tres dígitos, del diez al cien.

Con el ábaco los niños aprenden el mundo de los números jugando.
Con el ábaco los chiquitos aprenden el mundo de los números jugando.

¿Qué ejercicios pueden realizarse con el ábaco? ¡Muchos! Uno de ellos, enfocado en enseñar a los alumnos a formar una cifra, se juega así: hay que juntar en cada uno de los lados de la barra la cantidad de bolas necesarias para alcanzar la cifra objetivo. Otra opción es que el profe ubique una cantidad de pelotitas y que el alumno adivine la cifra.

Otro elemento aprovechado para acompañar el aprendizaje son los cubos y figuras geométricas de colores. Hay variedades; en algunos casos, los cubos tienen el mismo tamaño y se encajan unos con otros para construir torres. Otros, incorporan números u operaciones simples, que permiten a los profes inventar ejercicios con diferentes objetivos.

Los multicubos son ideales para los estudiantes en etapa preescolar y educación primaria. Utilizar juegos de construcción es una forma de hacer que los estudiantes ejerciten su imaginación y se interesen por la geometría, el álgebra y otras operaciones. ¡Regalale una caja de figuras a tu hijo para que comience a practicar!

Fichas didácticas con ejercicios

Además de las actividades caseras, en línea podés encontrar una larga lista de fichas de ejercicios y juegos para que los más chiquitos practiquen. Y también existen videojuegos diseñados con el mismo fin.

La web educapeques.com es un ejemplo. En este sitio educativo es posible descargar una variedad de fichas de ejercicios para niños de entre 6 y 12 años, para que aprendan:

La metodología Montessori para enseñar a los niños a contar

El conocido método pedagógico Montessori considera que los niños poseen dentro de sí el patrón guiador para su propio desarrollo bio-psico-social y tiene su forma particular de encarar la enseñanza, entre otras materias, de los conceptos matemáticos. Para ello utilizan diversos materiales que comienzan desde el área sensorial, para ir preparando al estudiante a que llegue a aprendizaje más complejos, como funciones estadísticas.

Esta metodología pone el acento en la estimulación de los más pequeños -está pensada para niños de 0 a 18 años-, impulsándolos para que se conviertan en los protagonistas de su propio aprendizaje, mediante juegos interactivos de lo más variados: rompecabezas, figuras de madera, tablas interactivas, cartas, entre otros.

Uno de los juegos más difundidos para chicos de más de 4 o 5 años se basa en este elemento: las cartas o naipes, que poseen figuras de animales acompañadas por una cifra. ¿Qué es lo que logra esta metodología? Que el estudiante asocie el número o forma matemática con un personaje divertido y fácil de recordar. Este tipo de actividades despierta el interés de una forma divertida, de allí su éxito.

¡Jugá con tu hijo para aprender juntos!
¡Jugá con tu hijo para aprender juntos!

Otro de los materiales montessori más populares son los listones rojos. Se trata de una serie de diez listones de madera de color rojo que tienen diferentes medidas y que se utilizan para que los niños aprendan a discriminar los tamaños al tiempo que desarrollan la musculatura y la concentración e incorporan vocabulario asociado, como las palabras corto, largo, y otras asociadas. Con ellos los papás pueden inventar diferentes dinámicas lúdicas, según los puntos fuertes y débiles de sus hijos.

¿Querés saber cuáles son los materiales básicos que necesitará tu hijo? Este artículo puede ayudarte a prepararte y buscar las mejores ofertas.

Como ves, el aprendizaje de las matemáticas no tiene por qué ser traumático. Hay muchas herramientas disponibles para que maestros y padres acompañen el camino de los niños en este sentido. ¡Buscá tu preferida y empezá!

Aprendé también qué materiales de matemática hay que comprar en la secundaria.

¿Necesitás ayuda de un profe?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 2 votos
Loading...

Valeria

Periodista y redactora de contenidos. Mi tiempo libre se lo dedico a viajar y a mi hobbie: diseñar los zapatos más lindos del mundo ;)