Si sos un emprendedor autónomo, la contabilidad puede convertirse rápidamente en un dolor insoportable de cabeza, ya sea por sus múltiples conceptos como por la cantidad de números e impuestos a tener en cuenta. Son tantos los términos que nos suenan a chino cuando estamos empezando nuestra actividad profesional que muchas veces nos tentamos de dejar todo e irnos a dormir.

Sin embargo, no son para tanto, ya que las ventajas que representa el régimen de autónomos y todo lo relacionado con él pueden inclinar la balanza a nuestro favor. Porque sí, ser autónomo tiene muchas ventajas. Desde manejar tus propios horarios a tener la libertad de elegir con quién trabajar, el monotributista goza de ciertas ventajas frente a aquellos que son contratados por una u otra empresa o negocio.

Asimismo, uno de los beneficios más importantes del autónomo es el de poder involucrarse al 100% en su negocio, desde hablar con el cliente hasta hacer números a fin de mes y tomar las medidas que crea necesarias. Cuando uno se lanza a este mundo, tiene que aprender diversas ramas de conocimiento para poder sacarle todo el fruto posible. Por ejemplo, tenés que practicar cómo tratar con los clientes, además de esforzarte por hacer presupuestos competitivos y razonables. Además, la contabilidad es una pieza clave para que tu negocio prospere: si no sos capaz de llevar bien los números, te vas a ir a la ruina sin más.

Si no te manejas en el  mundo contable, no te preocupes que podés aprende tranquilamente. A continuación, te presentaremos una serie de razones por las cuales te invitamos a tomar clases de contabilidad para que seas capaz de gestionar tu propio negocio por tu cuenta.
curso de contabilidad
Involucrarse de lleno en tu propio proyecto te garantizará resultados eficientes.
Los mejores profesores de Contabilidad disponibles
Natalia
4,9
4,9 (13 opiniones)
Natalia
$1500
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Nelson
4,9
4,9 (35 opiniones)
Nelson
$1000
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Marina
5
5 (28 opiniones)
Marina
$1600
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Pau
4,9
4,9 (16 opiniones)
Pau
$1000
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Sylvana
4,7
4,7 (6 opiniones)
Sylvana
$690
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Mirtha
5
5 (9 opiniones)
Mirtha
$800
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Edy
5
5 (4 opiniones)
Edy
$700
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Eliana
5
5 (4 opiniones)
Eliana
$400
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Natalia
4,9
4,9 (13 opiniones)
Natalia
$1500
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Nelson
4,9
4,9 (35 opiniones)
Nelson
$1000
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Marina
5
5 (28 opiniones)
Marina
$1600
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Pau
4,9
4,9 (16 opiniones)
Pau
$1000
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Sylvana
4,7
4,7 (6 opiniones)
Sylvana
$690
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Mirtha
5
5 (9 opiniones)
Mirtha
$800
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Edy
5
5 (4 opiniones)
Edy
$700
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Eliana
5
5 (4 opiniones)
Eliana
$400
/h
Gift icon
¡Ofrece clase de muestra!
Allá vamos

Contabilidad relativamente sencilla

En el mundo del trabajador por cuenta propia, siempre y cuando no se trate de una gran empresa, los números a tratar suelen ser mucho más acotados. Aunque el autónomo tenga una serie de obligaciones, sí que es verdad que a diferencia de las empresas y sociedades, sus trámites se pueden llegar a simplificar un poco, eso sí, en función del tipo de autónomo que sea, así como de los ingresos que tengas. 

El monotributista debe tener en cuenta los impuestos a pagar, por lo que debe estar al tanto de las normativas vigentes, del valor de la carga impositiva y de otros muchos aspectos más. Si bien está perfecto y es recomendable que solicita la ayuda de un contable al principio, lo cierto es que gestionar sus propias facturas y recibos es una práctica que lo dotará de otras habilidades y de conocimientos contables que le pueden servir en otros ámbitos de su vida.

Por lo tanto, llevar tus propias finanzas te garantizará tener el control absoluto de todo lo que pasa en tu negocio y, como extra, adquirirás herramientas adicionales que te ayudarán en tu día a día.

Trámites online desde la comodidad de tu casa

Como te podrás imaginar, ser monotributista, una vez interiorizados los trámites, resulta bastante sencillo en cuanto a contabilidad se refiere. El pago de contribuciones e impuestos se realiza de forma trimestral o anual, según corresponda cada impuesto y forma de pago. Para eso, lo mejor será informarte bien para no olvidarte de ningún pago ni que se te pase ninguna fecha límite. Cada impuesto a abonar es diferente y tiene sus propias especificaciones, por lo que podés buscar un asesor al principio que te explica todo bien detalladamente.

Como bien dijimos en otros artículos, una buena idea puede ser abrir una cuenta bancaria profesional, que se distinga de tu cuenta bancaria personal. ¡Y esto se puede hacer de una forma muy sencilla a través de Internet! De este modo, podrás centralizar los gastos y compras relacionados con tu actividad profesional, pero también, simplificar el momento en el que te toque hacer las cuentas. Y, gracias a la aplicación de tu banco, tendrás bien detallado cada movimiento de dinero que realices.

Por otra parte, la sociedad online en la que vivimos hoy nos exige que estemos al tanto de las últimas actualizaciones, por lo que tener nuestros documentos en la nube nos garantiza una buena forma de archivar todo lo relacionado con nuestra empresa o negocio particular.

curso de contabilidad
Trabajar por cuenta propia te permite hacerlo desde tu casa o donde vos quieras.

Régimen fiscal poco complejo y soportado

Como te podrás imaginar, ser monotributista, una vez interiorizados los trámites, resulta bastante sencillo en cuanto a contabilidad se refiere. El pago de contribuciones e impuestos se realiza de forma trimestral o anual, según corresponda cada caso. Para cumplir con las fechas correspondientes, lo mejor será informarte bien para no olvidarte de ningún pago. Cada caso es diferente y lo mejor, para poder estar seguro de que lo haces bien es que te asesoren al principio. Por eso si bien decimos que podés llevar tu contabilidad vos mismo o misma, lo ideal sería que primero te asesores con un contable profesional o mismo con otro monotributista conocido. Así, sabrás de primera mano los trámites a hacer, cómo se realizan y, lo más importante, tendrás una fuente confiable por si necesitás algo.

Entre las buenas prácticas para llevar tu contabilidad, una buena idea puede ser abrir una cuenta bancaria profesional, que se distinga de tu cuenta bancaria personal. De este modo, podrás centralizar los gastos y compras relacionados con tu actividad profesional, pero también, simplificar el momento en el que te toque hacer las cuentas.

Además, junto a las tarifas de monotributista que decreta el Gobierno, también se simplifican cada vez más los trámites, para que no tengas que salir de casa y puedas hacerlo todo por internet. De este modo, podrás gestionar tu presupuesto desde la comodidad de tu casa, y te ahorrás horas de trámites en oficinas o bancos presenciales.

Por lo tanto, para resumir, en tus primeros pasos podés ponerte en contacto con un centro de apoyo a emprendedores o un punto de atención al emprendedor, donde te podrán informar sobre todo lo necesario para darte de alta, el tema de impuestos, pagas y demás cuestiones a tener en cuenta.

La ventaja de poder trabajar en más de un proyecto

Si estás trabajando por cuenta ajena, pero tenés un contrato parcial y querés emprender tu propio negocio o realizar una actividad en paralelo a tu profesión, tenemos algo que decirte desde Superprof: ¡ES algo totalmente posible!

Una de las ventajas que ofrece el trabajar por cuenta propia es que podrás combinar un trabajo propio con otro por cuenta ajena. De hecho, por ejemplo, si sos diseñador gráfico para una agencia de publicidad, podrás lanzar un negocio propio en paralelo, siempre que no interfiera con tus horas de trabajo. Por otro lado, si querés empezar como diseñador gráfico autónomo además de tu trabajo actual, tampoco sería imposible, siempre que no incumplas ningún tipo de contrato con la empresa para la que trabajas.

clases particulares de contabilidad
Trabajar como autónomo significa que manejes tus propios horarios y le dediques el tiempo necesario a cada tarea.

Eso sí, tenés que tener en cuenta que si querés ser autónomo, mientras tengas un trabajo por cuenta ajena, necesitarás una buena organización del tiempo para poder cumplir con todo perfectamente. La organización es la clave.

Tener dos trabajos puede suponer posteriormente alguna obligación que otra de cara a la declaración de impuestos. Por lo tanto, es obligatorio que te interiorices bien sobre todas las posibilidades antes de dar el paso, para que no tropieces a la primera de cambio.

Desde la facturación anual hasta la administración tributaria, el ejercicio de una actividad autónoma no es un proceso tan complejo como muchos pueden creer, aunque lo mejor es planificar un poco, ya que también simplifica la vida.

La contabilidad no es tan compleja como puede parecer en un principio. Una vez que tengas toda la información que necesites sobre tus clientes y servicios, podrás ir agarrándole el truco a la contabilidad de tu negocio.

¿Tenés dudas porque no sabes nada de contabilidad? No te preocupes, que siempre estás a tiempo de tomar un curso de contabilidad en Superprof con los mejores profes para aprender todo lo esencial de este mundo. En nuestra plataforma encontrarás a cientos de profesores que ofrecen clases tanto presenciales como online. ¡Estás a tan solo unos clics de distancia de convertirte en todo un profesional del mundo contable!

>

La plataforma que conecta profes particulares y alumnos

1era clase gratis

¿Te gustó este artículo? ¡Puntualo!

5,00 (1 rating(s))
Loading...