A muchos alumnos les cuesta concentrarse en la escuela y aprender los contenidos pensados por el sistema educativo para ellos. En ocasiones la causa es la presencia de dificultades de aprendizaje que complejizan el proceso; otras veces se debe a factores externos a la escuela, como la carencia de conectividad adecuadas para llevar adelante tareas y aulas virtuales o la necesidad de trabajar para colaborar con la economía familiar.

Cuando son niños, los padres temen que las dificultades los lleven a repetir el año. Los adolescentes y adultos llegan solos a la conclusión de que para cumplir los objetivos deberán tomar clases de apoyo. Esta decisión ¡tiene sentido!

Del mismo modo que cuando sentimos perdemos fuerza física nos anotamos en un gimnasio para tomar alguna clase de fitness para entrenar o cuando estamos cansados de más o estresados elegimos una clase de yoga o pilates de baja intensidad, si detectamos que no estamos progresando a pesar de los esfuerzos que hacemos, es hora de tomar clases de apoyo.

¿Qué modalidad es la mejor? ¿Hay que elegir las clases individuales y personalizadas o es mejor una grupal? En este artículo te contamos las ventajas de las lecciones de apoyo personales en comparación con las colectivas -y también algunos puntos a tener en cuenta para tomar la mejor opción en base a tus necesidades-.

¡El aprendizaje puede ser divertido!
¡El aprendizaje puede ser divertido!

Aspectos positivos de las clases personalizadas

La principal característica de tomar lecciones sin la compañía de otros estudiantes es la posibilidad de personalización absoluta. En esta modalidad, el profesor puede adaptar la clase completamente a los objetivos y necesidades de su alumno. Puede buscar los ejercicios de práctica que le resulten más atractivos, adaptar el ritmo de las clases de acuerdo a como va avanzando en la comprensión de cada tema y probar diferentes alternativas metodológicas, para que los cursos sean además divertidos y llevaderos.

En la escuela (tanto primaria como secundaria) un profesor suele tener a cargo entre veinte y treinta alumnos. Como es lógico pensar, esa cantidad de alumnado no le permite atender todas las dudas de cada uno de ellos de forma dedicada. Por eso, es posible que algunos estudiantes -por ejemplo los más tímidos-, no consigan plantear sus preguntas en la clase y se queden con vacíos de conocimiento que no le permiten entender los temas que están estudiando.

Como consecuencia de esto, no llegan a cumplir los objetivos al máximo de su potencial, sino apenas aprueban los exámenes "raspando".  ¡No es que no sean capaces! Aún así, la confianza de estos estudiantes puede desmoronarse y convertirse en una piedra difícil de remover.

En estos casos, un profesor particular que actúe como "mentor" permite que el alumno consiga entender las lecciones en muy pocas semanas. Solo por el hecho de que el profe le puede prestar la atención necesaria y explicarle las materias con otras técnicas pedagógicas ya se ven resultados positivos.

La verdad es que se puede encontrar profesores especializados en dar clases de apoyo individuales en todos los niveles educativos y en todas las materias, tanto para recuperar los contenidos esenciales y como para mejorar sus resultados académicos. Por eso, ¡tomar clases de apoyo no es un tabú, sino una experiencia que siempre enriquece!

Te puede interesar si querés saber cuáles son los beneficios de las clases de apoyo grupales?

Un profe particular puede ser un apoyo importante para los padres

En muchos hogares, los primeros profesores particulares de los hijos son los propios padres. Esto significa una gran dedicación y, en muchos casos, también la frustración de los padres, que no están preparados para enseñar. ¿No sería mejor que los estudiantes pudieran recibir ese acompañamiento de parte de un profe?

Las lecciones individuales puede ser grandes aliadas de niños y adolescentes, con diferentes objetivos:

  • Tener un momento organizado en la semana para profundizar lo que aprendió en la escuela, pero no entendió completamente. Ese momento personal entre profesor-alumno ayuda a resolver dudas y perfeccionar los conocimientos, además de reforzar la práctica. En otras palabras, de la misma forma que quienes realizan un deporte organizan su entrenamiento y van a gimnasios para hacer ejercicio el día elegido, los estudiantes pueden organizar su agenda escolar sumando clases de apoyo regulares, para "entrenar" sus habilidades de aprendizaje, de acuerdo a sus necesidades de mejora.

Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos (Carl Gustav Jung).

  • Beneficiarse de un acompañamiento individualizado y estructurado. ¿Por qué es importante? No todos los alumnos tienen las mismas necesidades, ni tampoco las mismas metas. Por eso, para obtener los beneficios esperados en cada caso no sirven las fórmulas predeterminadas. Cada alumno necesita una planificación especial. Siguiendo con el ejemplo del deportista, ¿sería lógico que si su objetivo es competir en una maratón elija tomar clases de pilates o de yoga en lugar de correr? ¡No! Para cumplir su propósito necesita adquirir la resistencia que precisa para correr durante varias horas seguidas. Con la escuela pasa lo mismo.
  • Seguir tu propio ritmo (y gustos, cuando es posible). Los profes particulares experimentados se adaptan al ritmo de cada uno de sus alumnos y buscan las técnicas pedagógicas adecuadas para las habilidades y debilidades de cada uno de ellos. El foco no es el rendimiento y la cantidad, sino conseguir una evolución continua y de calidad. Esta particularidad hace a las clases individuales un entorno de confianza especial, gracias a la relación personal que se crea entre el alumno y el profe.
Un profe particular puede ser un gran mentor.
Un profe particular puede ser un gran mentor.

Un profe personal es un motivador para los alumnos

Una frase del docente Ever Garrison dice "Un maestro es una brújula que activa los imanes de la curiosidad, el conocimiento y la sabiduría en sus pupilos".

¡Cuánta verdad! Un buen maestro es, además de un instructor avezado, un motivador. Al igual que un entrenador de deporte o de un gimnasio, es un coach que, a través de la pasión y la experiencia, guía a su alumno para que adquiera habilidades que lo acompañarán durante toda su vida, como autonomía, curiosidad, calma, tranquilidad, perseverancia y organización.

A través de diferentes técnicas pedagógicas en las que es experto, el profe particular prepara el entrenamiento ideal para optimizar el aprendizaje al máximo. Mientras que en la escuela los profesores tienen que abarcar los contenidos de forma grupal y no pueden diseñar un ejercicio para cada aprendiz, los profes particulares no tienen esa limitación.

Con ellos tenés atención absoluta, con tiempo para conversar y para plantear todas las dudas e interrogantes que se te presentan. ¡Aún los profesores de los cursos más complicados de aprender, como inglés, música o matemáticas!

¿Quién no recuerda a algún maestro que demostró su amor, paciencia y dedicación por la enseñanza, que nos alentó cuando nos confundíamos en alguna melodía de la música o cuando intentábamos pronunciar alguna oración en ingles? Como dice un conocido proverbio japonés, "Mejor que mil días de estudio diligente es un día con un gran maestro".

Utilidades de las clases individuales.
Las clases particulares te ayudan a progresar.

10 utilidades de las lecciones individuales

En contraposición a la otra modalidad más utilizada, los cursos grupales, te ayudarán a:

  • Delinear tu futuro profesional, aumentando la intensidad de ejercicios en las asignaturas que te servirán para alcanzar la profesión que elijas.
  • Dejar volar la imaginación, curiosidad y creatividad.
  • Mejorar el nivel de un idioma extranjero y así aumentar tus posibilidades de obtener un mejor empleo en el futuro.
  • Aprender a tocar la guitarra, el piano o cualquier otro instrumento.
  • Tomar confianza y aprender a resolver situaciones que no te atreverías en clases colectivas.
  • Mejorar tu resistencia física, sin necesidad de unirte a clases grupales de fitness en los gimnasios (si sos tímido, esta situación puede ser muy estresante)
  • Aprender a superar tus miedos.
  • Adquirir una metodología de estudio.
  • Acostumbrarte a ser organizado, planificar tus horarios y cumplir tus compromisos.
  • Llegar a un nivel de excelencia.

Te sentís frustrado porque te cuesta aprobar las materias o entender algunas asignaturas ¡No te frustres! Elegí el tipo de profe que más te guste y tomá clases de apoyo antes que sea tarde.

Seguro te interesará saber cuál es el presupuesto que tenés que estimar para tomar clases de apoyo particulares. Te recomendamos que también compares el costo de las lecciones colectivas, para elegir tu modalidad preferida.

¿Necesitás ayuda de un profe?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 votos
Loading...

Valeria

Periodista y redactora de contenidos. Mi tiempo libre se lo dedico a viajar y a mi hobbie: diseñar los zapatos más lindos del mundo ;)