Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Cómo preparar clases a domicilio de japonés

Publicado por Laura, el 21/10/2019 Blog > Idiomas > Japonés > Tácticas para dar clases de lengua nipona

Con 127 millones de hablantes, el japonés se está convirtiendo en una lengua cada vez más relevante dentro del panorama internacional.

Poco importa si los alumnos las solicitan porque son amantes del manga o del cine nipón, porque necesitan preparar una entrevista laboral en este idioma o simplemente porque van a viajar en el corto plazo al país de las geishas y los sumaráis.

¡Cada estudiante tiene un motivo válido para lanzarse al aprendizaje de este idioma!

Y como profesor particular vas a tener que poder adaptarte a las necesidades que presente cada uno de ellos. Probablemente a los que quieran dominar la lengua de Murakami solo para moverse por Asia les bastará tener una expresión oral digna; mientras que aquellos que necesiten estudiar japonés por trabajo probablemente también necesiten saber todo sobre la gramática nipona.

Como vas a darte cuenta a medida que empieces a tener tus primeros alumnos, para ser un buen profesor particular es necesario ser flexible y, para nada menor, muy organizado.

visitar el país nipón Japón, un país de tradiciones milenarias

Como sabemos que no es siempre es sencillo planificar clases particulares por la primera vez, en este artículo Superprof te acerca los mejores consejos para que tus lecciones privadas de lengua nipona sean un verdadero éxito.

Planificar tus clases particulares de japonés

Justamente porque el mundo de las clases particulares no deja a nadie afuera, tus alumnos pueden presentar niveles de lo más variados. Podés tener un estudiante de primaria, otro de secundaria, ¡y hasta personas de la tercera edad!

Por esto mismo, no existe la posibilidad de que un solo material de clase funcione para todos tus estudiantes…Y, es justamente en este punto, donde la planificación será tu mejor aliada.

Como es de esperar, no vas a poder detectar las lagunas de tus alumnos sin antes conocerlos cara a cara. Pero, esto no quiere decir que puedas llegar a la primera clase con las manos vacías…

Un buen profesor particular de japonés se encarga de preguntarle a su futuro alumno (incluso antes del primer encuentro) cuál es su nivel de lengua y sus expectativas a la hora de aprender el idioma.

Con esta información básica ya podrá planificar los primeros ejes temáticos de su primera clase de prueba.

Una vez que se lleve a cabo la primera lección, podrás entender mucho mejor el perfil de alumno que tenés frente suyo. Además de su nivel, tendrás la posibilidad de ver dónde radican sus principales obstáculos: expresión oral, escrita, gramática, falta de vocabulario, problemas de pronunciación, etc.

Aprovechar al máximo este primer intercambio con tu estudiante es fundamental para que más tarde puedas planificar tus lecciones con mayor criterio.

Entendiendo a tu alumno vas a poder empezar a organizar algunas de las siguientes tareas:

  • Objetivos a corto, mediano y largo plazo
  • Recolección y preparación de ejercicios acordes a su nivel
  • Deberes para realizar en el hogar
  • Evaluaciones semanales/mensuales para comprobar que haya entendido

No es necesario que seas nativo para que puedas dar y planificar con éxito tus lecciones de japonés. Pero, como decimos siempre, es imprescindible que tu nivel sea mucho más avanzado que el de tu alumno. Solo así las clases particulares serán un verdadero espacio de intercambio y transmisión de conocimientos.

Proponer clases de japonés personalizadas

Para poder dar clases particulares efectivas es importante ponerse todo el tiempo en el lugar del alumno. Un buen ejercicio para conseguir esta meta es recordando tu época de estudiante…

Cuando un profesor dentro del aula no lograba captar tu interés, seguramente te costaba mucho trabajo seguir sus clases. ¡Lo mismo sucede con las lecciones particulares!

Si lo que estás explicando no interpela en absoluto a tu alumno, no vas a tardar en comprobar que no está escuchando… Por eso es importante insistir en la importancia de personalizar las clases particulares. Solo así será posible despertar el interés en los alumnos y captar su atención.

Esto no quiere decir que haya que cambiar el plan de trabajo solo para que no se dispersen…Pero, por ejemplo, si estás trabajando con un alumno avanzado su expresión oral no dudes en buscar temas que lo apasionen.

¿Es fanático de la gastronomía japonesa? ¿Un apasionado del cine nipón o de la arquitectura asiática? Detectar cuáles son sus intereses es el primer punto para salir a buscar material de lectura y debate que realmente lo involucre con tus lecciones.

Pero, es cierto que no todos los alumnos se muestran igual de abiertos frente a sus profesores. En este momento es cuando, como docente con un nivel avanzado de lengua nipona, vas a necesitar redoblar tus esfuerzos para captar la atención de tu estudiante.

Japón Aprender japonés con un nativo es una excelente idea para empaparse de las tradiciones locales

Si ellos no manifiestan sus intereses por sus propios medios, no dudes en acercarle diferentes propuestas para ver con cuál de ellas se entusiasman más. Por ejemplo, podés:

  • Recomendarle mangas para más tarde discutir en clase
  • Proyectar fragmentos de películas o series (con o sin subtítulos, dependiendo de su nivel)
  • Trabajar con obras de arte japonés
  • Enseñarle algunas de las tradiciones típicas de Japón

Además, podés recomendarle a tus alumnos sitios web o canales de YouTube -como el de «En japonés con Rafy», por ejemplo- relacionados con la cultura nipona. Muchos de ellos, estarán interesados en seguir practicando su gramática, vocabulario y expresión oral y escrita en japonés una vez terminada la clase particular.

Gestionar el tiempo de clase

Una de tus grandes responsabilidades como profesor particular es la de gestionar adecuadamente el tiempo de clase. Los alumnos se confían en que es el docente el que controla la hora, ¡y depende de vos no defraudarlos!

Por eso te recomendamos determinar de antemano cuántos minutos vas a dedicar a cada actividad. Por solo poner un ejemplo, si la clase dura una hora podés repartirla de la siguiente manera:

  • 20 minutos para repasar lo visto en la lección anterior
  • 30 minutos para presentar un nuevo tema
  • 10 minutos para repasar dudas y dar la tarea para el hogar

Obviamente, y como dijimos anteriormente, la flexibilidad es una de los principales atributos de un profesor particular. Con esto queremos decir que si tu alumno necesita más tiempo del que planificaste para aclarar ciertos temas de la última clase, es importante que muestres total disponibilidad.

Como sabemos, si un estudiante no tiene las bases sólidas no podrá seguir incorporando conocimientos con éxito. Por eso, es importante que puedas encontrar el equilibro entre ser metódico y estar abierto a los cambios. Solo así podrás conseguir alumnos nuevos y conservar los que ya tenés…

Una buena idea si tu alumno particular debe aprender japonés a contrarreloj es proponerle que tome clases intensivas. Así, podrás diseñar un plan de estudio más acorde a sus necesidades y metas en el corto plazo.

Evaluar tus clases particulares de japonés

Una de las claves para ser cada día mejor profesor particular de japonés (¡y de cualquier materia!) es que prestes mucha atención a evaluar tanto el desempeño de tus alumnos como el tuyo.

En el primer caso, se trata de estar siempre atento a si tus estudiantes entendieron o no los temas vistos en clase. A diferencia de lo que sucede en las aulas de los institutos o academias especializadas en idiomas extranjeros, en las clases particulares los profesores tienen el tiempo de dedicarse a cada alumno.

Es decir, si te das cuenta que hay algo que no entendió (relativo a la gramática, vocabulario, pronunciación, etc) nada te impide detenerte más tiempo en ese punto que en otro. En las clases grupales, los docentes no pueden darse este gusto: tienen que seguir adelante con el plan de estudio para llegar a la meta final en el tiempo establecido (un cuatrimestre o un año, en líneas generales).

paisaje natural Los paisajes naturales de Japón atraen año tras año a turistas de todo el mundo

Una buena estrategia para comprobar si el estudiante efectivamente incorporó la lección que estás explicándole es realizando evaluaciones regulares. Lo importante en este punto es que entienda que no se trata de una instancia que tiene que preocuparlo o generarle estrés. ¡Todo lo contrario! Se trata de un recurso más para poder ayudarlo a que alcance sus objetivos académicos.

Pero así como es importante evaluar a los estudiantes también es necesario que vos también te ocupes de entender qué tan efectivas están siendo tus clases. ¿Y cómo lograrlo? No dudes en preguntarle a tus alumnos (principalmente durante los primeros encuentros) cuán cómodos se sintieron en la lección y si cambiarían algo de ellas…

Estar abierto al intercambio es fundamental para ser cada día mejores profesores de lengua extranjera. Y no te olvides que fijar un precio justo para tus clases particulares es la única manera de seguir creciendo en esta profesión apasionante.

Ahora, ¿qué esperás para buscar tus primeros alumnos de japonés en Superprof?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo tiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar