Ya sea para ganar un dinero extra a fin de mes o como trabajo full-time, cada vez son más las personas que se dedican a dar clases particulares.

Pueden ser profesores recibidos en diferentes disciplinas (Matemática, Lengua, Biología, Historia, etc), estudiantes avanzados de alguna formación vinculada con la materia que enseñan, o bien autodidactas apasionados por la transmisión de conocimientos.

Si tu experiencia se adapta a alguno de estos perfiles y hace tiempo que pensás en ofrecer clases particulares, es importante que antes de lanzarte a esta aventura tengas en cuenta que no todos los alumnos tienen las mismas necesidades.

Con esto queremos decir que además de tener dificultades de aprendizaje diferentes, los estudiantes con los que tendrás que trabajar en el marco de tus clases privadas pueden tener edades de lo más variadas: pueden estar en primaria, secundaria, Universidad e incluso ser profesionales buscando perfeccionarse en una técnica o progresar por placer una nueva disciplina.

clases para profesionales
¡Las clases particulares para personas adultas tienen muchas ventajas!

En este artículo desde Superprof te acercamos una guía para que puedas preparar clases a domicilio para este último público: personas adultas ávidas de seguir aprendiendo. ¡Porque no hay edad para seguir incorporando conocimientos!

Características principales de la enseñanza para adultos

Un profesor privado que se muestra disponible para trabajar con alumnos de todas las edades tiene, sin lugar a dudas, más posibilidades de proyectarse en el mercado de las clases particulares.

Y es que al no limitarse a un sólo público (por ejemplo, estudiantes de primaria) está ampliando sus posibilidades de ser contactado por personas interesadas en su servicios. Como sabemos, muchas de las veces es el boca en boca el que le permite a un docente a domicilio ampliar tu cartera de clientes.

Por eso, por ejemplo, si le das clases de matemática a un alumno de primer grado y sus padres quedaron satisfechos, probablemente te tengan en cuenta si su otro hijo en secundaria necesita también refuerzos en esta asignatura.

Es por eso que desde Superprof les recomendamos a los profesores de nuestra plataforma que no dejen de sumar las herramientas necesarias para trabajar con estudiantes de todos los niveles y edades.

Y mostrarse disponible para dar clases a adultos es un excelente manera de progresar en este mercado.

A diferencia de lo que suele pensarse las clases particulares no se limitan al apoyo escolar para primaria, secundaria y Universidad y actualmente cada vez son más los profesionales recibidos que buscan lecciones privadas.

¿Los motivos principales? Actualizarse en el uso de herramientas que les sean de utilidad para su campo profesional (como soluciones de ofimática, por ejemplo); o bien para realizar una actividad recreativa por placer (yoga, danza clásica, pilates, pintura, cerámica, etc).

Sin importar el motivo que lleve a las personas adultas a buscar clases particulares, éstas no pueden estructurarse de la misma manera que las lecciones a un estudiante de ciclo inicial o medio.

Las personas mayores pueden tener más exigencias respecto al plan de estudios que propone el docente y, por lo tanto, con este público te covendrá conversar de antemano sobre tu propuesta.

A diferencia de los estudiantes tradicionales, en líneas generales los adultos no tienen que prepararse para exámenes ni tampoco presentar trabajos a sus profesores dentro de las aulas.

Están aprendiendo porque quieren -o deben hacerlo por una obligación vinculada a su puesto-, y esto sin lugar a dudas tendrá un impacto sobre el armado de tus clases.

Diferencias entre las clases particulares para jóvenes y adultos

Como decíamos anteriormente antes de lanzarse al mundo de las clases particulares para adultos es fundamental entender en qué difieren de las lecciones para los estudiantes más jóvenes.

Por empezar, una buena parte de los alumnos de primaria y secundaria llegan al profesor particular por obligación de sus padres. Notas bajas y peligro de repetición suelen ser los principales motivos que llevan a los progenitores a buscar clases privadas para sus hijos.

De esta manera se entiende que en el marco de las clases particulares para jóvenes, la atención no siempre esté garantizada.

En cambio, los adultos que recurren a los servicios de un profesor particular son conscientes de que para que el proceso de aprendizaje sea fructífero deben comprometerse con las clases.

En las las clases particulares para adultos, además, es probable que las preguntas de tus estudiantes te dejen por momentos sin respuesta. En algunos casos, los estudiantes de este tipo de lecciones llegan con conocimientos previos y solo quieren actualizarse. Por ejemplo, en programas como Excel y Acess, de diseño como Adobe o InDesign o redes sociales y SEO.

Por esto mismo, antes de publicar tu anuncio como profesor particular para adultos, asegurate de tener un nivel de conocimientos superior al de tus estudiantes y, para nada menor, de estar al tanto de las últimas tendencias de la disciplina que enseñás.

Esto último puede marcar la diferencia entre que un estudiante adulto continúe con tus clases o que las abandone a mitad de camino.

Por otra parte, y más allá de la metodología, es importante que los recursos que utilices para tus lecciones con adultos no sean los mismos que los que los que usás en las clases para jóvenes.

Pongamos un ejemplo concreto: si das clases de francés, en una clase con adultos vas a poder ayudar a tus estudiantes a mejorar su expresión oral conversando con temas vinculados a sus intereses.

¿Tu alumno es amante del arte o la política internacional? Entonces, tomate el tiempo de buscar artículos periodísticos alrededor de estas temáticas que sirvan como disparadores para que pierda la vergüenza de hablar en la lengua de Victor Hugo.

Esto es algo que no podrás hacer, por ejemplo, en el caso de trabajar con un alumno de cuarto grado. Para él, en cambio, tendrás que privilegiar actividades recreativas y no dejar de incluir fragmentos de audios, películas o series.

Los beneficios de impartir clases para adultos

No todos los profesores particulares se sienten preparados para trabajar con personas de todas las edades.

Por ejemplo, están los que prefieren evitar trabajar con estudiantes que preparan exámenes de recuperación. Y es que para impartir este tipo de clase se debe ser extremadamente pedagógico y paciente...Muchas de las veces, las clases de apoyo escolar representan la última instancia que tiene un estudiante para entender una materia y así no llevársela a marzo.

lecciones privadas para personas adultas
Muchos profesionales necesitan capacitarse en nuevas disciplinas, ¿por qué no ofrecerles tus servicios de profesor particular?

En el caso de trabajar con adultos, no vas a tener que preocuparte por este aspecto.

Los profesionales que acuden a clases particulares en la gran mayoría de los casos no lo hacen para prepararse para un recuperatorio.

Aunque puede que estén preparando un examen para obtener un certificado de Lengua Extranjera (como el Cambridge First Certificate de inglés o el CILS de italiano), lo cierto es que generalmente los adultos que recurren a clases privadas no están bajo presión.

Entre otras de las ventajas de impartir clases a personas mayores de edad, podemos destacar:

  • Suelen estar más comprometidos con las clases que los alumnos que toman apoyo escolar
  • Son conscientes de la importancia de implicarse con las lecciones (hacer la tarea, repasar para estar al día, prestar atención durante la hora u hora y media, etc)
  • En líneas generales, son más claros respecto a lo que buscan en las clases particulares. Algo que, como docente privado, te ayudará a preparar lecciones más adaptadas a sus intereses.
  • Pueden tomar clases por la tarde, algo ideal si tenés ocupaciones durante el día y solo podés impartir lecciones en este horario.

Por otra parte, otro de los beneficios de trabajar con adultos -y sobre todo si impartís clases de materias como Literatura, Historia, Idiomas extranjeros, etc- es que a la hora de dar tus clases el intercambio va a ser mucho más profundo.

Como podés imaginarte, el nivel de profundidad a la hora de conversar sobre ciertos temas no será el mismo con un estudiante de primaria que con una persona ya inserta en el mercado laboral .

Dar clases para adultos en empresas

Una vez que te sientas cómodo trabajado con adultos, ¿por qué no ir un paso más allá?

Ofrecer cursos de la disciplina en la que te especialices a empresas es una excelente manera de diversificarte y seguir creciendo en el mercado de las clases particulares.

Muchas compañías ofrecen a sus empleados cursos gratuitos para que aprendan a usar nuevas herramientas o simplemente para que pasen un buen rato en la oficina. Por esto mismo, cada vez son más frecuentes las clases de yoga, expresión corporal y hasta meditación ofrecidas por la propia organización en el medio de la jornada de trabajo.

Una vez que consigas un cliente de estas características, te será mucho más fácil seguir vendiendo tus servicios en el sector corporativo.

como preparar una clase particular
Dar clases en empresas, una opción para diversificarte

Tanto si te decidís a dar clases para adultos por tu cuenta como en una compañía, es fundamental que en ningún momento pierdas de vista la importancia de estar a la altura del público que tenés frente tuyo. Trabajar con personas mayores de edad es sumamente estimulante para un profesor particular, pero también un gran desafío que no debe tomarse a la ligera.

Por eso, antes de impartir tu primera clase particular para adultos te recomendamos prepararla con anticipación y repasar todos los aspectos en los que no te sientas 100% confiado.

¿Ya pensaste en dar clases de español online? Hacelo desde Superprof

¿Necesitás ayuda de un profe?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5, 1 votes
Loading...

Laura