Inicio
Dar clases particulares

Profesores a domicilio de otros juegos de cartas

17 profesores particulares en todo Argentina

¿Dónde buscás clases?

Clases particulares con Superprof

Nuestra selección de profesores particulares
de otros juegos de cartas

Ver más profesores

906 $/h

Los mejores precios: 100% de profesores ofrecen la 1ra clase y el precio por hora ronda los $906

7 h

Rápido como bombero, nuestros profesores contestan en promedio en 7hs.

01

Encontrá
el profesor ideal

Consultá los perfiles libremente y contactá al mejor de los profesores según tus criterios (precios, certificaciones, opiniones, cursos presenciales o por webcam)

02

Organizá tus clases

Hablá con el profesor seleccionado para explicarle tus necesidades y disponibilidad. Programá tus lecciones y personalizalas de forma segura desde tu buzón.

03

Viví nuevas experiencias

El increíble Pase Alumno te brinda acceso ilimitado a todos los profesores, entrenadores y masterclass durante 1 año. Un año para descubrir nuevas pasiones con gente fabulosa.

Consultá todas nuestras clases de otros juegos de cartas

Apoyo en otros juegos de cartas junto a un profesor particular: una ayuda a veces indispensable

¡Sí, claro, sí! Sabes jugar al tute, a las damas, al ajedrez, a muchos juegos de mesa, pero hay muchos juegos de cartas. De la mayoría de ellos no conoces su nombre, seguramente. Ven a nuestras clases, escucha a nuestros profesores, porque aprender otros juegos de cartas está a tu alcance. ¿Por qué no te dejas sorprender por nuestros manitas de las cartas? No saldrás indiferente de estas clases impartidas por profesores de otros juegos de cartas, donde tanto los juegos como la técnica y la picardía entran en juego al mismo tiempo, en una conjunción de profesionalidad que nunca antes habías imaginado. Las clases de otros juegos de cartas están dirigidas a todo tipo de público, pues el entretenimiento no conoce barreras de edad. Pero si a tu amiga o a tu familiar no le gustan demasiado las cartas, que se apunte a clases de maquillaje. ¡O pillaos un profesor de canasta o profesores de cocina! Porque el bridge está donde tú lo quieras poner.